Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la categoría: Cuaresma

¿Quién pretendes ser tú?

0

Jesús con Judíos 4Cuaresma

Jueves de la V semana

Textos

† Del evangelio según san Juan (8, 51-59)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Yo les aseguro: el que es fiel a mis palabras no morirá para siempre”.

Los judíos le dijeron: “Ahora ya no nos cabe duda de que estás endemoniado. Porque Abraham murió y los profetas también murieron, y tú dices: ‘El que es fiel a mis palabras no morirá para siempre’. ¿Acaso eres tú más que nuestro padre Abraham, el cual murió? Los profetas también murieron.

¿Quién pretendes ser tú?” Contestó Jesús: “Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. El que me glorifica es mi Padre, aquel de quien ustedes dicen: ‘Es nuestro Dios’, aunque no lo conocen. Yo, en cambio, sí lo conozco; y si dijera que no lo conozco, sería tan mentiroso como ustedes.

Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra. Abraham, el padre de ustedes, se regocijaba con el pensamiento de verme; me vio y se alegró por ello”.

Los judíos le replicaron: “No tienes ni cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?” Les respondió Jesús: “Yo les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy”.

Entonces recogieron piedras para arrojárselas, pero Jesús se ocultó y salió del templo. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

«Yo les aseguro: el que es fiel a mis palabras no morirá para siempre». Esta afirmación que abre el pasaje evangélico de este día habla claramente de la fuerza liberadora de la Palabra de Dios.

La insistencia sobre la escucha y la obediencia al Evangelio muestra a los discípulos el camino a seguir para ser liberados de las esclavitudes del mundo, incluida la muerte. Es verdaderamente extraordinario que, mientras el Señor quiere regalarnos la vida «eterna» -que no acaba con la muerte-, nosotros nos resistamos a sus palabras.

Muchos miran con desconfianza y hostilidad el ofrecimiento generoso que el Señor hace de una vida diferente, más humana y llena de sentido; hay como un rechazo por nuestra parte de este amor tan grande. Si acaso se acepta el Evangelio a condición de que sea menos exigente, que no moleste demasiado, que no pretenda cambiar demasiado la vida y las costumbres. Es fácil que incluso nosotros nos sumemos al interrogante de los que querían poner en duda la autoridad de Jesús: «¿Eres tú acaso más grande que Abraham?».

La intención era limar el Evangelio, vaciarlo de su fuerza, rebajarlo hasta la normalidad. «¿Quién pretendes ser tú?», le dicen con descaro. En efecto, sólo Dios puede vencer la muerte, y esto es precisamente el Evangelio, la buena noticia, que Jesús ha venido a traer al mundo. Si el Evangelio pierde esta profecía se diluye su diferencia respecto al mundo; si no indica la meta del cielo es como matarlo.

Jesús responde una vez más que él no se exaltaba a sí mismo: sus palabras provienen del conocimiento directo del Padre que está en los cielos. Es él quien lo ha enviado, y se presenta como el primero que escucha y obedece. Podríamos decir que Jesús profesa con claridad su «fe» cuando afirma: «si dijera que no lo conozco, sería tan mentiroso como ustedes. Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra. Abraham, el padre de ustedes, se regocijaba con el pensamiento de verme; me vio y se alegró por ello». Es una referencia a la visión que Dios le mostró a Abrahán, y que él, con fe y regocijo, aceptó.

La opción de seguir el Evangelio requiere el abandono de una forma de vida replegada sobre sí misma para acoger con alegría la visión de Dios, su diseño de amor del que nos quiere hacer partícipes. Si nos encerramos en nuestro egocentrismo, nos pareceremos fácilmente a aquellos que escuchaban a Jesús, que primero critican a Jesús con hastío y luego recogen piedras para lapidarlo. Las piedras son también nuestros sentimientos y conductas, que bloquean el Evangelio y su fuerza. El Señor quiere discípulos que sepan escucharlo y acoger el designio de amor del Padre, que quiere la salvación de todos.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 143-144.

Cuando hayan levantado al Hijo del Hombre

0

jesús con los judios 2

Cuaresma

Martes de la V semana

Textos

 † Del evangelio según san Juan (8, 21-30)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Yo me voy y ustedes me buscarán, pero morirán en su pecado. A donde yo voy, ustedes no pueden venir”. Dijeron entonces los judíos: “¿Estará pensando en suicidarse y por eso nos dice: ‘A donde yo voy, ustedes no pueden venir’?” Pero Jesús añadió: “Ustedes son de aquí abajo y yo soy de allá arriba; ustedes son de este mundo, yo no soy de este mundo. Se lo acabo de decir: morirán en sus pecados, porque si no creen que Yo Soy, morirán en sus pecados”.

Los judíos le preguntaron: “Entonces ¿quién eres tú?” Jesús les respondió: “Precisamente eso que les estoy diciendo. Mucho es lo que tengo que decir de ustedes y mucho que condenar.

El que me ha enviado es veraz y lo que yo le he oído decir a él es lo que digo al mundo”. Ellos no comprendieron que hablaba del Padre.

Jesús prosiguió: “Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, entonces conocerán que Yo Soy y que no hago nada por mi cuenta; lo que el Padre me enseñó, eso digo. El que me envió está conmigo y no me ha dejado solo, porque yo hago siempre lo que a él le agrada”.

Después de decir estas palabras, muchos creyeron en él. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El Evangelio de Juan nos sitúa una vez más en el templo, donde Jesús continúa su última y decisiva confrontación con sus adversarios. Quienes le escuchan se obstinan en no acoger el testimonio de su origen divino, porque si lo reconocieran como enviado de Dios deberían acoger su predicación y cambiar su corazón y toda su vida.

Para permanecer firmes en sus posiciones y evitar cualquier cambio, no aceptan la predicación de Jesús, sino que la tergiversan. Es lo que nos sucede también a nosotros cuando no queremos escuchar con disposición de corazón el Evangelio, que nos pide dejar el mal y seguir el camino del amor por Jesús y por los demás. Hacemos de todo para justificamos a nosotros mismos y nuestras decisiones. Cuando Jesús afirmó que adonde él iba ellos no podían ir, sus oyentes llegaron a pensar que tenía intención de suicidarse. En realidad Jesús se movía en un plano muy distinto.

Miraba a lo alto hacia el Padre del cual había recibido una misión universal que abrazaba a todos los hombres. Jesús les dice: « +Ustedes son de aquí abajo y yo soy de allá arriba; ustedes son de este mundo, yo no soy de este mundo».

Jesús ha descendido hasta lo mas bajo de los hombres para llevarlos a lo más alto, hacia el cielo de Dios. Hay una distancia abismal entre el modo normal de razonar de los hombres y la visión que Dios tiene del mundo Y de toda la humanidad. El sueño de Dios para el mundo aparecerá claro en el momento culminante de la vida de Jesús: su muerte en cruz. Los que le crucificaron la considerarán su victoria, pero en realidad sobre aquella cruz será derrotado ese primado del egoísmo que arrastra al mundo hacia abajo, y se ensalzará el amor de Dios que salva a todos los hombres.

Mientras nosotros tratamos por todos los medios de salvamos a nosotros mismos, Jesús dedica su vida entera a salvamos a nosotros, llegando incluso a subir a la cruz. Por eso les dice a todos, aunque todavía no puedan comprenderlo: «Cuando hayan levantado al Hijo del hombre, entonces conocerán que Yo Soy». Sí, en el momento de la muerte aparecerá con claridad quién es Jesús y el porqué de su encamación. El primero en comprenderlo fue el centurión romano que estaba a los pies de la cruz, el cual, viendo cómo se había comportado Jesús hasta el último aliento, dijo: «Verdaderamente este hombre era el hijo de Dios». También algunos de los que estaban presentes en el templo, escuchándole hablar, creyeron en él. Si para ellos fue suficiente aquel discurso, ¿por qué nosotros dudamos a pesar de las muchas veces que se nos anuncia el Evangelio?

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 141-142.

Ustedes juzgan por las apariencias

0

Cuaresma

Lunes de la V semana

Textos

† Del evangelio según san Juan (8, 12-20)

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no caminará en la oscuridad y tendrá la luz de la vida”. Los fariseos le dijeron a Jesús: “Tú das testimonio de ti mismo; tu testimonio no es válido”. Jesús les respondió: “Aunque yo mismo dé testimonio en mi favor, mi testimonio es válido, porque sé de dónde vengo y a dónde voy; en cambio, ustedes no saben de dónde vengo ni a dónde voy. Ustedes juzgan por las apariencias. Yo no juzgo a nadie; pero si alguna vez juzgo, mi juicio es válido, porque yo no estoy solo: el Padre, que me ha enviado, está conmigo. Y en la ley de ustedes está escrito que el testimonio de dos personas es válido. Yo doy testimonio de mí mismo y también el Padre, que me ha enviado, da testimonio sobre mí”. Entonces le preguntaron:” ¿Dónde está tu Padre? “Jesús les contestó:” Ustedes no me conocen a mí ni a mi Padre; si me conocieran a mí, conocerían también a mi Padre”. Estas palabras las pronunció junto al cepo de las limosnas, cuando enseñaba en el templo. Y nadie le echó mano, porque todavía no había llegado su hora. Palabra del Señor

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje (1)

La presente dialéctica entre Jesús y los fariseos tiene lugar en el atrio del templo llamado “de las mujeres”, donde se encuentra el arca de las “ofrendas”. Allí, durante la fiesta de las Tiendas se encendían enormes hachones capaces de iluminar toda la ciudad de Jerusalén. Jesús se inspira en esta realidad para revelar que él es la verdadera “luz del mundo”, que los hombres deben seguir para tener vida.

Los oponentes objetan la verdad de sus palabras o su origen divino y su intimidad con el Padre. Jesús responde sencillamente remitiéndoles a la ley invocada por ellos: ¿se necesitan dos testimonios para probar la verdad de una afirmación? Pues bien, sus palabras son convalidadas por el Padre que le ha enviado.

Pero ellos, que pretenden erigirse como jueces, juzgan “con criterios mundanos” (v. 15) y, por consiguiente, incapaces de conocer quién es él en verdad, porque ni siquiera conocen al Padre. (Zevini (3), p. 338-339)

1. Zevini et.al. Lectio Divina. T. 3, pop. 338-339