Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: XXXIV Martes Tiempo Ordinario

Muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías’.

0
cosmos
Tiempo Ordinario

Martes de la XXXIV semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (21, 5-11)

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: “Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido”.

Entonces le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?” El les respondió: “Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías.

El tiempo ha llegado’. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin”.

Luego les dijo: “Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Estamos en la última semana del año litúrgico. Y la Liturgia con este pasaje nos hace empezar el texto del discurso de Jesús sobre el fin de los tiempos conocido también como discurso escatológico. En realidad, Lucas, junto a Mateo y Marcos, nos quieren comunicar lo que descubrieron estando en íntimo contacto con Jesús, a saber, que los «últimos días» ya han empezado con la llegada misma del profeta de Nazaret.

En ese sentido, no tenemos que aplazar el momento de convertirnos al Evangelio hasta el final de los tiempos, ni esperar el instante oportuno que al final nunca llega. El momento de creer en el Evangelio ya ha llegado, y es el actual. No debemos posponer la decisión de seguir a Jesús. O lo hacemos ahora o corremos el peligro de perderla para siempre.

La garantía del futuro y de la salvación no está en la magnífica construcción del templo, no está en nuestras construcciones humanas, aunque sean religiosas, sino únicamente en la plena confianza en Él, es decir, en la fe, en la decisión de seguirlo. La fe, efectivamente, no es simplemente la adhesión a unas verdades abstractas. La fe es enamorarse de Jesús, es dejarse arrastrar por su amor, es dejar que su proyecto de amor por el mundo nos atrape. Esta fe, llena de amor y de participación existencial, es la verdadera piedra firme sobre la que edificar el presente y el futuro de nuestra vida.

Debemos, pues, estar atentos a los falsos profetas, a aquellos que hay fuera de nosotros -como las modas o las costumbres de este mundo- y también a aquellos que se esconden en el corazón de cada uno de nosotros -como las costumbres, el orgullo y el amor por uno mismo-. La única profecía verdadera que ilumina nuestros días es el Evangelio. Y es precisamente la fuerza del Evangelio lo que impide que nos resignemos al mal, que aceptemos la situación presente sin esperanza en un futuro más humano.

Todavía hoy hay pueblos que luchan entre ellos, o violencia que se abate sobre pueblos enteros y que continúa llevándose por delante vidas humanas, u otros acontecimientos aterradores que provocan pavor y miedo. Pero el Señor, ante un mundo que no sabe darse la paz, nos pide que seamos con él trabajadores de paz y testigos de la esperanza en un futuro de salvación. La fe es decidir caminar con Jesús, sabiendo que la fuerza de la resurrección doblegará al príncipe de este mundo y el poder del mal se someterá al poder del amor del Señor.

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 430-431.

Todavía no es el fin

0

Tiempo Ordinario

Martes de la XXXIV semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (21, 5-11)

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: “Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido”.

Entonces le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?” El les respondió: “Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías.

El tiempo ha llegado’. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin”.

Luego les dijo: “Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles”Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Es el comienzo del «discurso escatológico» del evangelio de Lucas. Jesús se encuentra en el templo, donde enseña públicamente, y ha tenido ya algunas disputas con los maestros de la Ley y con los saduceos. 

Su discurso se apoya precisamente en la admiración que le produce la belleza del templo. La predicción es drástica y fulminante: «Días vendrán…», hasta tal punto que provoca en sus oyentes la inmediata petición de signos premonitorios. La respuesta de Jesús pone primero en guardia contra los falsos signos que pueden inducir a engaño a los discípulos y, a continuación, predice la persecución como signo inequívoco.

«Cuídense de que nadie los engañe»: se trata de un verbo típico de la terminología apocalíptica. Son muchos, en efecto, los que hablarán en nombre de Jesús, pero lo harán en falso; por eso las guerras y revoluciones no deberán asustar a los discípulos. 

Lucas escribe en una época en la que el «retraso de la parusía» supone ya un problema para la comunidad, que padece persecuciones y desgracias, pero no sabe cuándo vendrá el fin: de ahí que sea necesario reforzar la paciencia y la esperanza y tranquilizar respecto al cumplimiento del futuro. 

Todo esto, dice Jesús, deberá suceder antes del fin, pero el fin no «vendrá inmediatamente». La descripción de los acontecimientos que precederán al fin es incluso detallada, para hacer entrever la posibilidad de un tiempo intermedio (el tiempo de la Iglesia) muy largo, en el que la comunidad deberá perseverar en el testimonio. 


[1] G. Zevini – P.G. Cabra, Lectio divina para cada día del año.12., 399-400.

Cuídense de que nadie los engañe

0

cosmos

Tiempo Ordinario

Martes de la XXXIV semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (21, 5-11)

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: “Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido”.

Entonces le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?” El les respondió: “Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías.

El tiempo ha llegado’. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin”.

Luego les dijo: “Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Estamos en la última semana del año litúrgico. Y la Liturgia con este pasaje nos hace empezar el texto del discurso de Jesús sobre el fin de los tiempos conocido también como discurso escatológico. En realidad, Lucas, junto a Mateo y Marcos, nos quieren comunicar lo que descubrieron estando en íntimo contacto con Jesús, a saber, que los «últimos días» ya han empezado con la llegada misma del profeta de Nazaret.

En ese sentido, no tenemos que aplazar el momento de convertirnos al Evangelio hasta el final de los tiempos, ni esperar el instante oportuno que al final nunca llega. El momento de creer en el Evangelio ya ha llegado, y es el actual. No debemos posponer la decisión de seguir a Jesús. O lo hacemos ahora o corremos el peligro de perderla para siempre.

La garantía del futuro y de la salvación no está en la magnífica construcción del templo, no está en nuestras construcciones humanas, aunque sean religiosas, sino únicamente en la plena confianza en Él, es decir, en la fe, en la decisión de seguirlo. La fe, efectivamente, no es simplemente la adhesión a unas verdades abstractas. La fe es enamorarse de Jesús, es dejarse arrastrar por su amor, es dejar que su proyecto de amor por el mundo nos atrape. Esta fe, llena de amor y de participación existencial, es la verdadera piedra firme sobre la que edificar el presente y el futuro de nuestra vida.

Debemos, pues, estar atentos a los falsos profetas, a aquellos que hay fuera de nosotros -como las modas o las costumbres de este mundo- y también a aquellos que se esconden en el corazón de cada uno de nosotros -como las costumbres, el orgullo y el amor por uno mismo-. La única profecía verdadera que ilumina nuestros días es el Evangelio. Y es precisamente la fuerza del Evangelio lo que impide que nos resignemos al mal, que aceptemos la situación presente sin esperanza en un futuro más humano.

Todavía hoy hay pueblos que luchan entre ellos, o violencia que se abate sobre pueblos enteros y que continúa llevándose por delante vidas humanas, u otros acontecimientos aterradores que provocan pavor y miedo. Pero el Señor, ante un mundo que no sabe darse la paz, nos pide que seamos con él trabajadores de paz y testigos de la esperanza en un futuro de salvación. La fe es decidir caminar con Jesús, sabiendo que la fuerza de la resurrección doblegará al príncipe de este mundo y el poder del mal se someterá al poder del amor del Señor.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 430-431.