Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: XXXII Sábado Tiempo Ordinario

Orar siempre y sin desfallecer

0
Tiempo Ordinario

Sábado de la XXXII semana

Textos 

† Del evangelio según san Lucas (18, 1-8)

En aquel tiempo, para enseñar a sus discípulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso esta parábola: “En cierta ciudad había un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. Vivía en aquella misma ciudad una viuda que acudía a él con frecuencia para decirle: ‘Hazme justicia contra mi adversario’.

Por mucho tiempo, el juez no le hizo caso, pero después se dijo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda, voy a hacerle justicia para que no me siga molestando’ ”.

Dicho esto, Jesús comentó: “Si así pensaba el juez injusto, ¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar? Yo les digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿creen que encontrará fe sobre la tierra?” Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El evangelio de hoy nos habla de un tema muy querido por Lucas: la oración. La primera vez que el evangelista narra las enseñanzas de Jesús sobre la oración es cuando en el «Padre nuestro» da a sus discípulos una escuela para orar.

Ahora -es la segunda vez que habla de ello a los discípulos- destaca que es «preciso orar siempre sin desfallecer». No solo deben orar «siempre», sino que deben hacerlo «sin desfallecer». Muchas veces sentimos el peligro de desanimarnos o de abatirnos ante peticiones que no vemos atendidas.

Jesús no quiere que los discípulos pierdan la confianza en Dios y en su próxima misericordia. Del mismo modo que el Padre lo escucha a él, escucha también a los discípulos. La oración, parece decir Jesús, siempre es eficaz; no debe haber dudas.

Para reforzar esta afirmación narra la parábola de una pobre viuda que pide ayuda a un juez. Ella, símbolo de la impotencia de los débiles en una sociedad como la de la época de Jesús, con su insistencia al juez inicuo y duro de corazón, finalmente obtiene justicia. Es una escena que choca por su realismo. Pero sobre todo es extraordinario su significado aplicado a nuestra oración al Padre que está en los Cielos.

Si aquel juez tan duro atendió a aquella pobre viuda, parece decir Jesús, «¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar?» El Evangelio quiere convencemos de cualquier modo de la fuerza y de la potencia de la oración: cuando esta es insistente se podría decir que obliga a Dios a intervenir.

La oración es la primera obra que el discípulo está llamado a llevar a cabo; podríamos decir que es el primer trabajo que debe llevar a cabo porque con la oración se hace realidad la intervención de Dios en la vida y en la historia. Por eso, como pasa con cualquier trabajo, también la oración requiere continuidad y perseverancia.

Sí, la oración no es un trabajo espontáneo, una tarea para hacer de vez en cuando. La continuidad en la oración garantiza la intervención de Dios. Efectivamente, la fuerza más grande del cristiano está precisamente en la oración.

Frente a dicha afirmación, Jesús se pregunta con seriedad: «Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?». Es una pregunta que interroga de manera seria a cada discípulo y a las comunidades. El Hijo del hombre continúa viniendo a la tierra, también hoy. ¿Qué es de nuestra oración? Dichosos nosotros si el Señor nos encuentra vigilantes, es decir, perseverantes en la oración.

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 419-420

¿Creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos… y que los hará esperar?

0

Tiempo Ordinario

Sábado de la XXXII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (18, 1-8)

En aquel tiempo, para enseñar a sus discípulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso esta parábola: “En cierta ciudad había un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. Vivía en aquella misma ciudad una viuda que acudía a él con frecuencia para decirle: ‘Hazme justicia contra mi adversario’.

Por mucho tiempo, el juez no le hizo caso, pero después se dijo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda, voy a hacerle justicia para que no me siga molestando’ ”.

Dicho esto, Jesús comentó: “Si así pensaba el juez injusto, ¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar? Yo les digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿creen que encontrará fe sobre la tierra?” Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Jesús explica a los discípulos una parábola sobre la necesidad de orar siempre, sin desfallecer. La oración no es un adorno de la vida, sino una necesidad, para nosotros y para el mundo en el que vivimos, y lo entendemos a partir del ejemplo de esta viuda insistente. 

Una situación típica, no solo en tiempos de Jesús: también hoy los pobres y los débiles son víctimas de injusticias disfrazadas de legalidad. Y en la parábola hay un juez que debería, con imparcialidad y rapidez, defender a aquella pobre mujer. Pero el magistrado hace exactamente lo contrario, ya que no teme ni a Dios ni a los hombres. De algún modo, representa la arrogancia del poder, que vemos con frecuencia en la historia de los hombres. 

Aquí empieza la historia que explica la parábola: ¿qué hará la pobre viuda en esta situación de evidente injusticia? Por otra parte, en el mundo judío, mujeres como aquella eran el símbolo de la debilidad y estaban expuestas a todo tipo de abusos. Dios mismo se hace su defensor; efectivamente, es invocado con el título de «tutor de viudas», carentes de la tutela del marido (Sal 68, 6). 

Aquella mujer no se resigna. Se dirige al juez con insistencia para reclamar su justa recompensa. No lo hizo una sola vez, sino muchas; con tenacidad no se cansaba de reclamar lo que era justo, hasta que el juez decidió considerar su caso. «Si así pensaba el juez injusto¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar Yo les digo que les hará justicia sin tardar». 

Sí, Dios no nos hará esperar mucho, hará justicia «sin tardar» (alguien lo traduce como «de repente», «cuando menos lo esperas»), si le dirigimos nuestra oración con insistencia. En efecto, los creyentes tienen una fuerza increíble en la oración, una energía que es capaz de cambiar el mundo. Todos somos, tal vez, como aquella pobre viuda, débil, sin poderes especiales; pero aquella debilidad, en la oración insistente, se convierte en una fuerza poderosa; precisamente, como le sucedió a aquella viuda, que logró superar la dureza del juez. 


[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2020, 342-343.

Dios… les hará justicia sin tardar

0
orante 2Tiempo Ordinario

Sábado de la XXXII semana

Textos 

† Del evangelio según san Lucas (18, 1-8)

En aquel tiempo, para enseñar a sus discípulos la necesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso esta parábola: “En cierta ciudad había un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. Vivía en aquella misma ciudad una viuda que acudía a él con frecuencia para decirle: ‘Hazme justicia contra mi adversario’.

Por mucho tiempo, el juez no le hizo caso, pero después se dijo: ‘Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda, voy a hacerle justicia para que no me siga molestando’ ”.

Dicho esto, Jesús comentó: “Si así pensaba el juez injusto, ¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar? Yo les digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿creen que encontrará fe sobre la tierra?” Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El evangelio de hoy nos habla de un tema muy querido por Lucas: la oración. La primera vez que el evangelista narra las enseñanzas de Jesús sobre la oración es cuando en el «Padre nuestro» da a sus discípulos una escuela para orar.

Ahora -es la segunda vez que habla de ello a los discípulos- destaca que es «preciso orar siempre sin desfallecer». No solo deben orar «siempre», sino que deben hacerlo «sin desfallecer». Muchas veces sentimos el peligro de desanimarnos o de abatimos ante peticiones que no vemos atendidas.

Jesús no quiere que los discípulos pierdan la confianza en Dios y en su próxima misericordia. Del mismo modo que el Padre lo escucha a él, escucha también a los discípulos. La oración, parece decir Jesús, siempre es eficaz; no debe haber dudas.

Para reforzar esta afirmación narra la parábola de una pobre viuda que pide ayuda a un juez. Ella, símbolo de la impotencia de los débiles en una sociedad como la de la época de Jesús, con su insistencia al juez inicuo y duro de corazón, finalmente obtiene justicia. Es una escena que choca por su realismo. Pero sobre todo es extraordinario su significado aplicado a nuestra oración al Padre que está en los Cielos.

Si aquel juez tan duro atendió a aquella pobre viuda, parece decir Jesús, «¿creen acaso que Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, y que los hará esperar?» El Evangelio quiere convencemos de cualquier modo de la fuerza y de la potencia de la oración: cuando esta es insistente se podría decir que obliga a Dios a intervenir.

La oración es la primera obra que el discípulo está llamado a llevar a cabo; podríamos decir que es el primer trabajo que debe llevar a cabo porque con la oración se hace realidad la intervención de Dios en la vida y en la historia. Por eso, como pasa con cualquier trabajo, también la oración requiere continuidad y perseverancia.

Sí, la oración no es un trabajo espontáneo, una tarea para hacer de vez en cuando. La continuidad en la oración garantiza la intervención de Dios. Efectivamente, la fuerza más grande del cristiano está precisamente en la oración.

Frente a dicha afirmación, Jesús se pregunta con seriedad: «Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?». Es una pregunta que interroga de manera seria a cada discípulo y a las comunidades. El Hijo del hombre continúa viniendo a la tierra, también hoy. ¿Qué es de nuestra oración? Dichosos nosotros si el Señor nos encuentra vigilantes, es decir, perseverantes en la oración.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 419-420