Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: XXXII Miércoles Tiempo Ordinario

Jesús, maestro, ten compasión de nosotros

0
Tiempo Ordinario

Miércoles de la XXXII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (17, 11-19)

En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea.

Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: “¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!” Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ese era un samaritano. Entonces dijo Jesús: “¿No eran diez los que quedaron limpios?

¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?” Después le dijo al samaritano: “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Al entrar en un pueblo, salen al encuentro de Jesús diez leprosos. Es la segunda vez que Lucas narra la curación de la lepra. Esta vez, a diferencia de la anterior, los leprosos se paran a una distancia y gritan su necesidad de curación. Es un grito similar al que proviene de muchas tierras, cercanas y lejanas, para invocar ayuda y apoyo. Pero por desgracia muchas veces nadie escucha ese grito. Y podemos relacionarlo también con la oración común que los cristianos elevan a Dios por ellos y por el mundo.

Efectivamente, hay como una sintonía entre el grito de los pobres y la oración de la Iglesia. En ambos casos el pueblo de los pobres y el de los discípulos están unidos para invocar un mundo de justicia y de paz, de fraternidad y de amor. El grito de aquellos diez leprosos es una exhortación a reforzar y hacer más audaz nuestra oración.

Jesús, como el Padre que está en el cielo, no es sordo a la oración de los pobres. Apenas oye su grito, Jesús los mira, fija en ellos sus ojos y les ordena que vayan a presentarse a los sacerdotes. Durante el trayecto los diez quedan curados de la lepra. Pero solo uno de ellos vuelve atrás a dar gracias al Señor; es un samaritano, un extranjero, uno que tiene una fe distinta de la de los judíos. Una vez más el evangelista presenta a un extranjero como discípulos ejemplar. Este, al verse curado, siente la necesidad de dar gracias, de manifestar todo su agradecimiento a quien lo había curado.

Jesús siente alegría por aquel samaritano y tristeza por todos los demás. Sí, también el Señor necesita que le den las gracias. No porque lo necesite, sino porque es saludable para nosotros entender que se lo debemos todo al Señor: lo que somos, lo que hemos recibido, todo viene de Dios. Y dichosos seremos nosotros si, como aquel leproso, sabemos volver a los pies del Señor y darle gracias por todos los regalos que nos ha dado. · Al leproso samaritano se le curó no solo el cuerpo sino también el corazón. Los otros nueve quedaron curados en el cuerpo, pero su corazón continuaba enfermo, incapaz de mostrar agradecimiento. Es la oración de acción de gracias que nunca debe apagarse en la boca del discípulo.

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 416.

¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?

0

Tiempo Ordinario

Miércoles de la XXXII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (17, 11-19)

En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea.

Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: “¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!” Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ese era un samaritano. Entonces dijo Jesús: “¿No eran diez los que quedaron limpios?

¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?” Después le dijo al samaritano: “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

«La Palabra de Dios no está encadenada». Lo dice Pablo dictando la Carta a Timoteo mientras lleva las cadenas de la cárcel (2 Tim 2, 9). Y añade: «por esto todo lo soporto por los elegidos, para que también ellos alcancen la salvación». Estas sufridas palabras del apóstol nos indican la libertad y la fuerza de la Palabra Santa. 

Jesús camina a Jerusalén, camina por territorio entre Galilea y Samaría. Al entrar en un pueblo, salen a su encuentro diez leprosos. Todo eso tiene un significado: la curación, el milagro, no es un hecho prodigioso que pasa de manera imprevista como si fuera magia. 

Podemos comparar la primera parte de la escena evangélica a los primeros pasos de toda conversión y de la misma vida del discípulo. La conversión, efectivamente, nace siempre de un grito, de una oración, como la de los diez leprosos. También en la liturgia repetimos al empezar: «Señor, ten piedad». La curación ahonda sus raíces cuando reconocemos nuestra enfermedad, nuestra necesidad de ayuda, de protección, de apoyo. 

Por la palabra de Jesús, emprendieron el camino en dirección a los sacerdotes y, justo cuando estaban empezando su camino, todos quedaron sanos. Eso indica que la curación empieza cuando obedecemos al Evangelio, y no a nosotros mismos o a nuestras costumbres mundanas. En ese sentido nuestro camino espiritual nos llevará a la curación, en el corazón y en el cuerpo, en la medida en la que se rija por la escucha del Evangelio. Algo similar les sucede a los dos discípulos de Emaús: quedaron curados de su enfermedad -la profunda tristeza de su corazón- mientras iban de camino y escuchaban a Jesús hablar. 

Tras haber indicado que los diez leprosos quedaron sanos, el evangelio añade que solo uno vuelve atrás «alabando a Dios en voz alta»; y al llegar cerca de Jesús se postra «rostro en tierra a los pies de Jesús» y le da las gracias. El evangelista quiere subrayar con este gesto el siguiente paso a la conversión: reconocer a Jesús y confiarle la vida. 

La curación total, en efecto, afecta también al corazón. Podríamos decir que el décimo leproso no queda solo «curado» sino también «salvado». Los otros nueve, todos judíos, tal vez consideraban la curación como algo obligado, por el hecho de ser hijos de Abrahán. El décimo, un samaritano, un extranjero, sintió la curación como una gracia, como un don no merecido, que exigía devolver amor a cambio . Él es un ejemplo para cada uno de nosotros, para que acojamos la conmoción gratuita de Dios sobre nuestra vida y le demos gracias por la misericordia que gratuitamente nos ofrece. (Paglia, (2019) p. 336-337)


[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2019, 336-337.

Súplica y gratitud

0
leproso agradecido.jpg Tiempo Ordinario

Miércoles de la XXXII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (17, 11-19)

En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea.

Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: “¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!” Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ese era un samaritano. Entonces dijo Jesús: “¿No eran diez los que quedaron limpios?

¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?” Después le dijo al samaritano: “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Al entrar en un pueblo, salen al encuentro de Jesús diez leprosos. Es la segunda vez que Lucas narra la curación de la lepra. Esta vez, a diferencia de la anterior, los leprosos se paran a una distancia y gritan su necesidad de curación. Es un grito similar al que proviene de muchas tierras, cercanas y lejanas, para invocar ayuda y apoyo. Pero por desgracia muchas veces nadie escucha ese grito. Y podemos relacionarlo también con la oración común que los cristianos elevan a Dios por ellos y por el mundo.

Efectivamente, hay como una sintonía entre el grito de los pobres y la oración de la Iglesia. En ambos casos el pueblo de los pobres y el de los discípulos están unidos para invocar un mundo de justicia y de paz, de fraternidad y de amor. El grito de aquellos diez leprosos es una exhortación a reforzar y hacer más audaz nuestra oración.

Jesús, como el Padre que está en el cielo, no es sordo a la oración de los pobres. Apenas oye su grito, Jesús los mira, fija en ellos sus ojos y les ordena que vayan a presentarse a los sacerdotes. Durante el trayecto los diez quedan curados de la lepra. Pero solo uno de ellos vuelve atrás a dar gracias al Señor; es un samaritano, un extranjero, uno que tiene una fe distinta de la de los judíos. Una vez más el evangelista presenta a un extranjero como discípulos ejemplar. Este, al verse curado, siente la necesidad de dar gracias, de manifestar todo su agradecimiento a quien lo había curado.

Jesús siente alegría por aquel samaritano y tristeza por todos los demás. Sí, también el Señor necesita que le den las gracias. No porque lo necesite, sino porque es saludable para nosotros entender que se lo debemos todo al Señor: lo que somos, lo que hemos recibido, todo viene de Dios. Y dichosos seremos nosotros si, como aquel leproso, sabemos volver a los pies del Señor y darle gracias por todos los regalos que nos ha dado. · Al leproso samaritano se le curó no solo el cuerpo sino también el corazón. Los otros nueve quedaron curados en el cuerpo, pero su corazón continuaba enfermo, incapaz de mostrar agradecimiento. Es la oración de acción de gracias que nunca debe apagarse en la boca del discípulo.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 416.