Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: XXVIII Lunes Tiempo Ordinario

La reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos

1

Tiempo Ordinario

Lunes de la XXVIII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (11, 29-32)

En aquel tiempo, la multitud se apiñaba alrededor de Jesús y éste comenzó a decirles: “La gente de este tiempo es una gente perversa.

Pide una señal, pero no se le dará otra señal que la de Jonás. Pues así como Jonás fue una señal para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.

Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los últimos rincones de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.

Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de Nínive se levantarán el día del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

En el evangelio de hoy, quienes pretenden que Jesús haga un signo especial, con la garantía del cielo, como confirmación de su misión mesiánica son llamados “generación malvada”, porque con esa afrenta declaran abiertamente su incredulidad.

La respuesta de Jesús es: «no se dará otra señal que la señal de Jonás». Con ésta frase Jesús está queriendo decir que en su regreso para el juicio final, él aparecerá en su calidad de resucitado de la muerte, así como el profeta Jonás –después de ser expulsado del vientre de la ballena- a los ninivitas; pero entonces será demasiado tarde.

Es así como la predicación de Jesús supera notablemente la de Jonás. Con todo, entre los dos permanece en común el hecho de que no hay otra vía para comprender la grandeza de Jesús sino el poder de su Palabra: ésta permanece como el signo esencial.

Para mostrar la grandeza de su Palabra, Jesús alude, además de la historia de la eficacia de la predicación de Jonás a los ninivitas, a la antigua historia de la reina de Saba y su largo viaje para conocer personalmente al rey Salomón. Este rey fue considerado el gran sabio de Israel, sin embargo quien más lo valoró como tal fue una extranjera, la reina de Saba. Salomón era tan grande como sabio que su fama a nivel internacional atrajo a esta peregrina.

El episodio de Jonás en Nínive. Este profeta, el profeta rebelde, evangelizó la ciudad pagana de Nínive y, contra sus pronósticos, se encontró con que la ciudad pagana le creyó inmediatamente y dio pruebas de conversión. El mismo Jonás se queda sorprendido no sólo con la gente sino con la magnificencia de Dios que quiere salvar y extender su misericordia a los paganos.

Con estas comparaciones Jesús interpela a su auditorio para que, reconozca su grandeza. Junto a Salomón la sabiduría de Jesús no tiene comparación y junto a Jonás, Jesús es un profeta como nunca antes se había visto. En consecuencia, deben escuchar con atención su Palabra.  Si la reina del sur, aún sin ser hebrea, tuvo la voluntad de ponerse a la “escucha” de Salomón, cuánto más habrá que hacerlo con Jesús.  

Deben además permitir que la escucha de la Palabra los lleve a la conversión Si el pueblo ninivita no tuvo reparo en escuchar a Jonás y, sobre todo le hizo caso, llegando a convertirse, cuánto más habrá que tomar en serio la palabra de Jesús y convertirse.

Entonces tres pasos son claros en la experiencia de la Palabra que el Señor propone: 1. Reconocer la grandeza de Jesús. 2. Escucharlo. 3. Convertirse.

Con estos dos casos concretos, Jesús anuncia un juicio: «La reina del sur se levantará en juicio con los hombres de esta generación… los ninivitas se levantarán en juicio con esta generación y la condenarán» En este contexto se entiende la respuesta de Jesús a aquellos que lo desafían pidiéndole una señal: cuando Jesús aparezca en el Juicio final como el Hijo del hombre, entonces esta generación incrédula tendrá que reconocer su error por no haber escuchado a Jesús, un predicador incomparablemente superior a Jonás.  Entonces, será muy tarde.

No se les dará otra señal que la de Jonás

0
Predicando.jpgTiempo Ordinario

Lunes de la XXVIII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (11, 29-32)

En aquel tiempo, la multitud se apiñaba alrededor de Jesús y éste comenzó a decirles: “La gente de este tiempo es una gente perversa.

Pide una señal, pero no se le dará otra señal que la de Jonás. Pues así como Jonás fue una señal para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.

Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los últimos rincones de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.

Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de Nínive se levantarán el día del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Jesús está rodeado de gente. Como entonces, también hoy muchos buscan palabras que conforten y ayuden a no sucumbir ante tantos miedos que complican la vida. A menudo estamos a merced de los acontecimientos, y los que son más débiles son también los más frágiles. Si no somos amados nos envuelve un sentimiento de extravío por dentro y por fuera.

La soledad se ve agudizada por ese mismo malvado que nos lleva a cada uno a pensar sólo en sí mismo, Y al desinterés por los demás. Todo esto emerge con especial gravedad en las ciudades de hoy, que se parecen a la Nínive de la que habla el Evangelio. En las periferias urbanas la existencia se ha vuelto dura y violenta, y esto es algo que golpea sobre todo a los pobres, e incumbe a muchos jóvenes, que ven cerradas las puertas del futuro.

Y así, vemos crecer los desequilibrios físicos y mentales, la pobreza y la marginación, la desesperación y la angustia. Y al igual que en los tiempos de Jesús, la gente pide un signo, un hecho prodigioso que libere de la angustia. Pero no existen acontecimientos mágicos que cambien la vida, no hay una suerte imprevista que transforme en serenidad los propios días.

Se necesita un «signo» verdadero que ayude a cambiar los corazones, a hacerlos más solidarios, más acogedores, más capaces de amar. Este signo es Jesús mismo; es Él el que realmente cambia los corazones. Es necesario -y esta es la enseñanza de la página evangélica- que las calles y plazas de nuestras ciudades se vean de nuevo atravesadas por la predicación del Evangelio, como en su momento le ocurrió a Nínive con la predicación de Jonás.

El Evangelio es lo que ayuda a cambiar el corazón, a hacerlo de carne en vez de piedra. El Evangelio debe recorrer las calles de las grandes ciudades de hoy: es la única y verdadera fuerza que las hace más humanas; es la única palabra que hace crecer el amor y aleja la soledad y el miedo.

Es urgente que hoy los cristianos salgan a predicar con hechos y palabras el Evangelio del amor en las periferias urbanas y en las existenciales, como no se cansa de decir el papa Francisco. Es una responsabilidad que implica a todos los discípulos de Jesús: la predicación del Evangelio y el amor a los pobres son el «signo» que Jesús continúa siendo y que salva de la tristeza y la muerte. La página evangélica nos advierte que Nínive cambió de vida sólo con la predicación de Jonás. Pues bien, el Evangelio es una palabra mucho más fuerte que la del antiguo profeta.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 108-109.

Predicando.jpg