Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: X Miércoles Tiempo Ordinario

El que quebrante uno de estos preceptos menores…

0

Tiempo Ordinario

Miércoles de la X semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo (5, 17-19)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud. Yo les aseguro que antes se acabarán el cielo y la tierra, que deje de cumplirse hasta la más pequeña letra o coma de la ley.

Por lo tanto, el que quebrante uno de estos preceptos menores y enseñe eso a los hombres, será el menor en el Reino de los cielos; pero el que los cumpla y los enseñe, será grande en el Reino de los cielos”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Jesús como se muestra en el pasaje evangélico de Mateo, es muy consciente de la importancia de la Ley, y afirma con claridad: «no crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud.». El evangelista, probablemente inmerso en una polémica con algunos cristianos que ponían en segundo plano la Ley hebrea, refiere la afirmación de Jesús de no haber venido a abolir sino a dar cumplimiento a las Escrituras, desde Abrahán y Moisés hasta los Profetas.

Esto significa que en cada página de la Escritura, incluso en cada «i» -la letra más pequeña del alfabeto judío-, hay una referencia a Jesus. La historia que narra el amor de Dios por su pueblo encuentra su culminación en Jesús. Por ello Jesús se convierte, para la comunidad cnstiana, en la clave para la interpretación de todas las páginas del Antiguo Testamento. Y es en este sentido que los cristianos afirman que el cumplimiento de la Ley es el amor evangélico, ese amor sin límites de Dios por nosotros que ha llevado a Jesús hasta la cruz.

Se puede incluso decir que el que ama cumple la Ley del Señor. La Biblia, por tanto, debe ser escuchada página a página, porque cada una de ellas contiene un momento de la historia de este extraordinario amor de Dios por los hombres. Cada página debe ser meditada y custodiada con esmero y devoción. Debemos, desear que surja una verdadera devoción por este santo Libro que contiene la Palabra de Dios; así como existe la devoción a la Eucaristía, debería también afirmarse esta otra devoción hacia las Santas Escrituras.

Es bonito que el papa Francisco exhorte a toda Iglesia diocesana a establecer un domingo para celebrar la «fiesta de la Biblia». Y podemos recordar también el ejemplo de san Francisco, que exhortaba a los hermanos a recoger siempre los pedazos de papel caídos al suelo (en aquella época se trataba de códices en los que era fácil que hubiera transcripciones de pasajes bíblicos) porque podían contener palabras evangélicas. El discípulo, siguiendo al Maestro, debe también acoger en su corazón toda palabra de las Santas Escrituras y llevarla a cumplimiento en la vida de cada día.

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 125-126.

No he venido a abolir la ley sino a darle plenitud

0
Sermón de la MontañaTiempo Ordinario

Miércoles de la X semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo (5, 17-19)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud. Yo les aseguro que antes se acabarán el cielo y la tierra, que deje de cumplirse hasta la más pequeña letra o coma de la ley.

Por lo tanto, el que quebrante uno de estos preceptos menores y enseñe eso a los hombres, será el menor en el Reino de los cielos; pero el que los cumpla y los enseñe, será grande en el Reino de los cielos”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

La novedad del Evangelio que Jesús vino a traemos no representa una ruptura total con la tradición bíblica. Al contrario, Jesús afirma claramente que ha venido a cumplir la alianza que Dios estableció con su pueblo.

Toda la historia de amor que Dios ha ido construyendo hasta ahora con su pueblo, llega al culmen, a su verdadera realización con Jesús. Aquel amor que hizo que Dios bajara del cielo para liberar a su pueblo de la esclavitud de Egipto, aquel amor por el que el Señor acompañó a Israel en la larga travesía por el desierto y durante los siglos posteriores, se plasma ahora en Jesús.

Con Jesús se cumple la manifestación de Dios en la tierra. Jesús materializa la palabra de Dios que resuena en la tierra desde Abrahán. Jesús no sortea las disposiciones de Dios, no las borra; las lleva hasta sus últimas consecuencias. No cambia ni siquiera una iota (la letra más pequeña del alfabeto griego), porque no hay que dejar de lado ni una sola palabra de las Escrituras, ni siquiera la más pequeña.

Al igual que el Maestro, también el discípulo debe llevar a cabo en la vida de cada día lo que está escrito en la Biblia. y el corazón de las páginas bíblicas, la columna vertebral que las une, se puede resumir en las palabras finales de Jesús a final de este capítulo: «Ustedes, pues, sean perfectos como es perfecto vuestro Padre del cielo», unas palabras que ya encontramos en el Levítico en boca de los miembros del pueblo de Israel: «Sean santos, porque yo, Yahvé, vuestro Dios, soy santo» (Lv 19, 2).

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 245.