Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: Trigo y cizaña

Explícanos la parábola de la cizaña

0
espigadores.jpgTiempo Ordinario

Martes de la XVII semana

Textos 

† Del evangelio según san Mateo (13, 36-43)

En aquel tiempo, Jesús despidió a la multitud y se fue a su casa.

Entonces se le acercaron sus discípulos y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña sembrada en el campo”.

Jesús les contestó: “El sembrador de la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del demonio; el enemigo que la siembra es el demonio; el tiempo de la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

Y así como recogen la cizaña y la queman en el fuego, así sucederá al fin del mundo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles para que arranquen de su Reino a todos los que inducen a otros al pecado y a todos los malvados, y los arrojen en el horno encendido.

Allí será el llanto y la desesperación.

Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Los discípulos le piden a Jesús que les explique la parábola de la cizaña. Hay momentos de intimidad entre Jesús y los discípulos en los que es más fácil pedir y sincerarse. Podemos comparar estos momentos a los que toda comunidad vive cuando se reúne para la oración común. Jesús está presente allí donde se reúnen dos o tres en su nombre. Escuchar en común la Palabra de Dios tiene un valor y una gracia particulares, que provienen de su presencia.

Jesús, tras reunir a los discípulos, les explica la parábola casi palabra a palabra, imagen a imagen, para que no quede nada oscuro. Es aquella relación de amistad que destaca sobre todo Juan cuando, por ejemplo, Jesús dice a los discípulos: «No los llamo ya siervos … porque todo lo que he oído a mi Padre se los he dado a conocer» (Jn 15, 15).

La amistad con Jesús permite entrar de manera profunda en el sentido del Evangelio. Él mismo explica a los discípulos que la semilla buena y la cizaña crecen juntas. No hay campos separados, como en una división maniquea: los buenos a un lado y los malos, al otro. La cizaña, el mal, está presente en el mundo y en el corazón de los creyentes, así como en la misma comunidad de discípulos.

El bien y el mal viven en todos los pueblos, en todas las culturas, en todas las comunidades, en todos los corazones. Y mientras que a lo largo de la historia hay el momento de la paciencia, cuando llegue el fin de la historia habrá la siega, el tiempo del juicio y de la separación. En el corazón del Señor siempre hay esperanza de que la cizaña se pueda transformar en trigo, y todos somos responsables de eso.

Es necesario que los creyentes se comprometan a cambiar aquella cizaña que hay en ellos, y a transformar la que hay en el corazón de los demás.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 297-298.

Trigo y cizaña

0

trigo

Tiempo Ordinario

Sábado de la XVI semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo (13, 24-30)

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la muchedumbre: “El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras los trabajadores dormían, llegó un enemigo del dueño, sembró cizaña entre el trigo y se marchó.

Cuando crecieron las plantas y se empezaba a formar la espiga, apareció también la cizaña.

Entonces los trabajadores fueron a decirle al amo: ‘Señor, ¿qué no sembraste buena semilla en tu campo?

¿De dónde, pues, salió esta cizaña?’ El amo les respondió: ‘De seguro lo hizo un enemigo mío’.

Ellos le dijeron: ‘¿Quieres que vayamos a arrancarla?’ Pero él les contestó: ‘No. No sea que al arrancar la cizaña, arranquen también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha y, cuando llegue la cosecha, diré a los segadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla; y luego almacenen el trigo en mi granero’ ”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El propietario del campo de la parábola tiene un comportamiento totalmente singular. Se da cuenta de que un enemigo ha sembrado cizaña allí donde él había sembrado semilla buena. No obstante, cuando los siervos le refieren lo sucedido, él les impide cortar la hierba desde el inicio. ¿Por qué aquel propietario frena el celo de los que, al fin y al cabo, solo quieren defender su hacienda? Esta pregunta nos hace entrar en el misterio abismal del amor de Dios, que es más grande que nuestras lógicas.

Podríamos decir que con esta parábola empieza la historia de la tolerancia cristiana, porque corta de raíz la hierba mala -esta sí, realmente mala- del maniqueísmo, de toda distinción entre buenos y malos, entre justos e injustos. Contiene no solo la invitación a una tolerancia ilimitada, sino incluso al respeto por el enemigo, incluso si se trata de un enemigo no solo personal sino de la causa más justa y más santa, de Dios, de la justicia, de la nación o de la libertad.

Sigue siendo un misterio aquel enemigo que, mientras todos dormían, siembra entre el trigo la división, la hierba inútil y ahoga la buena. Es el misterio del mal al que no hay que responder con otro mal, sino con la fuerza de la esperanza, protegiendo el trigo. También es un desafío a vigilar con mayor atención para no dormirnos mientras continúan sembrando cizaña.

La decisión del propietario, tan alejada de nuestra lógica y de nuestros comportamientos, sienta las bases de una cultura de la paz. Hoy, mientras proliferan trágicos conflictos, esta parábola evangélica es una invitación al encuentro y al diálogo. Dicha actitud no es signo de debilidad ni de cesión, pues no se trata de tolerar el mal sino de no matar a los pecadores. El Señor concede a todos los hombres la posibilidad de bajar hasta lo más profundo de su corazón para encontrar la huella de Dios y de su justicia y cambiar de vida.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 294-295.

Trigo y cizaña

0

XVI Domingo Ordinario – Ciclo A

Sabiduría 12,13.16-19

Salmo 85

Romanos 8,26-27

Mateo 13,24-43

 

 

16OrdA - 2Este domingo nos encontramos con tres parábolas de la colección que el evangelista san Mateo nos conserva en el capítulo 13 de su evangelio. Estas, junto con la del sembrador que contemplamos el domingo pasado, nos educan en el discernimiento, que es el arte espiritual para buscar, descubrir y apropiarse la voluntad de Dios.

Las tres parábolas que hoy consideramos tienen la misma finalidad. Quieren corregir las expectativas de los contemporáneos de Jesús que pensaban que el advenimiento del Reino se haría con un despliegue de poder, con uso de la fuerza y que procedería eliminando todas las cosas y todas las personas que le fueran contrarias.

Jesús nos enseña que Él no viene a instaurar el Reino con violencia ni con un despliegue de poder; nos deja ver que el viene a inaugurar un tiempo nuevo, el de la cercanía de Dios, que se vive en lo ordinario, en la vida cotidiana, pasando muchas veces inadvertido. El Reino de Dios tiene un dinamismo y un poder que le son propios, que es transformante y -como levadura en la masa- cambia la historia desde dentro. Por ello, se requiere aguda sensibilidad para descubrir donde está aconteciendo; quienes no la tienen teniendo teniendo oídos no oirán

El anuncio del Reino requería respuestas a preguntas que los contemporáneos de Jesús se hacían para aceptar la novedad de la cercanía de Dios en la historia. Una de estas preguntas, y que es de capital importancia todavía para nosotros, es la que nos hacemos al constatar la existencia del mal en el mundo y que a cualquiera hace dudar de la no sólo de la Providencia sino de la existencia misma de Dios.

La respuesta a esta pregunta es la parábola del trigo y la cizaña que escuchamos hoy. Un hombre sembró buena semilla en su campo, y su enemigo, aprovechándose de que dormía, sembró cizaña en el mismo campo. Lo primero que se destaca es la sorpresa de los trabajadores del campo que constatan la existencia de la mala hierba en un campo cultivado con buena semilla. Enseguida se señala el responsable: un enemigo, y ante el ímpetu de los trabajadores que proponen limpiar el campo de la mala hierba, sorprendentemente, el dueño del campo les pide esperar hasta que sea posible distinguir por su fruto las plantas buenas de las malas.

El mensaje es inmediato. El bien y el mal están mezclados en el mundo, no sólo fuera de nosotros, sino en nuestro mismo interior. También dentro de nosotros y en nuestro alrededor el enemigo ha sembrado semilla mala que pone en riesgo la semilla buena sembrada por Dios en el campo de nuestra vida y de la historia.

Ante la constatación del mal la reacción primera es culparse y querer eliminarlo de manera inmediata y hasta violenta. El Señor nos invita a reconocer que se trata de la obra del enemigo y nos enseña a esperar: «… no sea que, al recoger la cizaña, arranquen a la vez el trigo. Dejan que ambos crezcan juntos hasta la siega». Con ello quiere evitar el riesgo de que al querer suprimir el mal destryamos lo bueno; de al querer castigar a los malvados, perjudiquemos a los buenos.

Dios es paciente. Nos ha hecho libres y respeta nuestra libertad. Para nosotros es lo más normal. Pero, ¿qué pensamos cuando vemos que el mal se propaga en el mundo o junto a nosotros? Quisiéramos una intervención inmediata, de lo alto, del mismo Dios o de quien tuviere poder para poner en su lugar a los malos y neutralizar las consecuencias del daño que hacen.

Pero Dios no actúa así y para nosotros no es fácil aceptar este modo de proceder. Actúa como padre y su amor misericordioso, al que yerra le da oportunidad de convertirse hasta el último momento de su vida. Si en el momento del error se le hubiese destruido la oportunidad de conversión nunca hubiera llegado.16OrdA

Por otra parte, hay experiencias que en un primer momento pueden ser juzgadas como malas, negativas, erróneas y pasada la confusión se descubren como antesala de grandes beneficios, algo así como los dolores de parto que cualquier mujer quisiera evitar pero que anuncian el advenimiento de una vida nueva y se olvidan cuando la creatura descansa en los brazos de su madre.

Se impone pues el discernimiento, que requiere tiempo y paciencia. El juicio inmediato tiene una gran probabilidad de error y si bien, no hay que permanecer pasivos ante el mal, sabemos que no lo vamos a eliminar confrontándolo con sus mismas armas: violencia, mentira, engaño, sino más bien, lo vamos a neutralizar con los valores del Reino: amor misericordioso, perdón, paz, justicia y libertad. Para ello es necesario permanecer vigilantes, perseverar en el bien y resistir al mal.

El terreno donde se planta la semilla buena y la cizaña no es sólo ser exterior a nosotros. El terreno somos nosotros, nuestro corazón, sentimientos, pensamientos y emociones, en donde Dios sembró -dejando intacta nuestra libertad- semilla buena que pacientemente hay que cultivar en espera de los mejores frutos. Pero el enemigo no descansa y aprovecha cualquier descuido para sembrar la semilla mala con la intención de que al germinar, como una plaga, destruya lo mejor de nosotros mismos.

Es necesario discernir como acontece el Reino en nuestro interior, como se manifiesta la cercanía de Dios en nosotros mismos y también descubrir y hacer conscientes las insidias del enemigo. Las parábolas de este Domingo son estupendas para este discernimiento.

Es importante reconocer que en nosotros hay semilla buena sin pretender ingenuamente que en nosotros todo es bueno y vigilar activamente para que las intrigas del enemigo no se sobrepongan a nuestros buenos deseos y propósitos contaminando nuestros juicios y torciendo nuestras intenciones. ¡Qué útil el examen de conciencia! Esta práctica espiritual, que se recomienda diaria, más que recuento de pecados es un ejercicio para descubrir el paso de Dios en nuestra vida cada día y reconocer nuestra respuesta de adhesión y docilidad o de rechazo- indiferencia, a las mociones de su Espíritu.

El crecimiento del Reino de Dios dentro de nosotros y en el mundo en que vivimos ubica nuestra existencia en el acontecimiento del misterio de Dios en la historia que se realiza con lógica propia: no es prepotente ni avasalladora, se manifiesta en la sencillez y la simplicidad, despliega con humildad su potencialidad, y resiste pacientemente los embates del mal confiando en la fuerza de la verdad sobre la mentira, del amor sobre el odio, del perdón sobre el deseo de venganza. ¡Venga a nosotros tu Reino!