Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: Santo Tomás apóstol

Dichosos los que crean sin haber visto

0

santo-tomas

Tiempo Ordinario

Santo Tomás, Apóstol

Textos 

† Del evangelio según san Juan (20, 24-29)

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.  Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»  Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.» A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos.  Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»  Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»  Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»  Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.» Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

Hoy celebramos la fiesta del apóstol Tomás. Es buena ocasión para tomar conciencia de que nuestra fe es apostólica; es decir, que está cimentada sobre la fe pascual de los Doce.

El camino de la fe de los apóstoles en los evangelios es modelo de nuestro camino de fe. En el evangelio de hoy, atentos a la experiencia del apóstol Tomás, aprendemos cómo un discípulo llega a la fe, aun en medio de la sombra de la duda.

Acerca de Tomás, el evangelista Juan nos da algunos detalles de su identidad: su nombre propio, su pertenencia al grupo de los Doce y el sobrenombre con el cual lo llamaban cariñosamente dentro de la comunidad: el Gemelo.

Tomás no es ningún desconocido, en el evangelio de Juan aparece en tres momentos clave: Primero, En el relato de la resurrección de Lázaro es Tomás quien lidera al grupo miedoso para que siga a Jesús hasta Jerusalén: “vayamos también nosotros a morir con Él”; segundo, en la cena de despedida, Tomás tomó la palabra en nombre de toda la comunidad para preguntarle al Maestro: “¿Si no sabemos a dónde vas, cómo podremos saber el camino?”, a lo cual Jesús le responde: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” y, tercero, la aparición de Jesús resucitado el primer domingo después de la resurrección que es la escena que contemplamos hoy.

Tomás avanza en el camino de la fe pascual mediante el encuentro con Jesucristo resucitado. En estos encuentro, descubrimos cinco detalles que no podemos perder de vista. 1º. la iniciativa es de Jesús, la fe es un don que proviene de Él, de su voluntad de que lo encontremos; . Jesús aparece al octavo día de la resurrección; Jesús es el centro de la comunidad, se coloca en medio de ella; 4º: en la comunidad resuena el anuncio gozoso de la resurrección: «hemos visto al Señor»; la experiencia del resucitado se realiza en el contacto con su misma realidad de crucificado, pero las heridas ahora están sanas.

El camino de la fe de Tomás, quien pasa de incrédulo a creyente, expresándolo en la hermosa confesión de fe: “Señor mío y Dios mío”, debe movernos a revisar el camino de nuestra experiencia personal y comunitaria del Señor Jesús, a quien ya no vemos físicamente sino a quien hallamos precisamente como Señor Resucitado, a través de las mediaciones que el evangelio de hoy nos enseña.

Revivamos el evangelio y renovemos nuestra fe.

 

Tomás…  no seas incrédulo, sino creyente

0

jesus y tomas

Tiempo Ordinario
3 de julio

Santo Tomás, Apóstol

Textos

† Del evangelio según san Juan (20, 24-29)

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.  Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»  Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.» A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos.  Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»  Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»  Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»  Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.» Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Hoy celebramos la fiesta de san Tomás, llamado el Mellizo. El Evangelio de Juan habla de él varias veces en relación a los grandes misterios de la glorificación de Jesús. Protagoniza generosos episodios, como cuando en el momento de la muerte de Lázaro propone, junto a los demás discípulos, ir con Jesús aunque eso comporte la muerte.

Según la tradición Tomás evangelizó Persia y las costas occidentales de India, donde murió mártir: los cristianos de Malabar lo consideran el fundador de su Iglesia. La tarde de la Pascua Jesús se presenta en medio de los discípulos reunidos en el cenáculo, pero Tomás no está. Es el único que no está. También él tiene el corazón herido por lo sucedido, pero se aleja de los demás.

Tomás no cree en las palabras de los demás discípulos cuando le explican lo sucedido. Para Tomás -y no solo para él- es imposible que de los lugares de muerte pueda nacer la vida; es inconcebible que un crucificado pueda volver a vivir. Es un hombre realista que al final, como pasa a menudo, termina siendo cínico, duro, casi vulgar al referirse a las manos y al costado de Jesús, pero que revela el sufrimiento y la cruel imposibilidad de mantener la esperanza.

Para un hombre cínico la esperanza es una ilusión y el mal, la última palabra sobre la vida. El domingo siguiente Jesús vuelve y les dirige de nuevo un saludo de paz. Luego se dirige a Tomás con las siguientes palabras: «No seas incrédulo sino creyente» y le dice que ponga el dedo en las llagas y la mano en la herida del costado, que eran el motivo de su desconfianza. Entonces el discípulo se arrodilla y profesa su fe: «Señor mío y Dios mío».

No es que Tomás toque el cuerpo herido de Jesús; es más bien que las palabras de Jesús tocan el corazón de Tomás y lo conmueven. En realidad Tomás está presente en cada discípulo, está presente en quien pasa dificultades y tiene dudas, está presente en quien sufre porque no cree, está presente en quien siente dolor porque no puede amar, está presente en aquellos a quienes les cuesta tener esperanza. Pero todo eso de algún modo acerca a la fe. Jesús sigue volviendo, domingo tras domingo, y nos dice: «Dichosos los que no han visto y han creído». Si nos dejamos tocar el corazón, nos bastarán sus palabras para creer. El hombre de fe no es aquel que se convence, sino aquel que confia y cree que es posible lo que no ve.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 267-218.