Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: IV Lunes de Cuaresma

Si no ven ustedes señales y prodigios, no creen

0

Cuaresma

Lunes de la IV semana

Textos

† Del evangelio según san Juan (4, 43-54) 

En aquel tiempo, Jesús salió de Samaria y se fue a Galilea.

Jesús mismo había declarado que a ningún profeta se le honra en su propia patria. Cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que él había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían estado allí.

Volvió entonces a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía un hijo enfermo en Cafarnaúm. Al oír éste que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue a verlo y le rogó que fuera a curar a su hijo, que se estaba muriendo.Jesús le dijo: “Si no ven ustedes señales y prodigios, no creen”.

Pero el funcionario del rey insistió: “Señor, ven antes de que mi muchachito muera”. Jesús le contestó: “Vete, tu hijo ya está sano”.

Aquel hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Cuando iba llegando, sus criados le salieron al encuentro para decirle que su hijo ya estaba sano.

El les preguntó a qué hora había empezado la mejoría.

Le contestaron: “Ayer, a la una de la tarde, se le quitó la fiebre”.

El padre reconoció que a esa misma hora Jesús le había dicho: ‘Tu hijo ya está sano’, y creyó con todos los de su casa.

Esta fue la segunda señal milagrosa que hizo Jesús al volver de Judea a Galilea. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Hoy se abre la cuarta semana de Cuaresma, cambia el enfoque de las lecturas; de la invitación a la conversión y la insistencia en el perdón, la reconciliación y la misericordia, pasamos a contemplar a a Jesús como Señor de la vida. 

El Evangelio de Juan, que desde hoy nos acompañará hasta el final de la Cuaresma, presenta a Jesús que acaba de regresar a Galilea, a su región, a pesar de haber dicho que nadie es profeta en su patria, En realidad el evangelista amplia el sentido de la narración extendiéndolo a toda la humanidad: Jesús no ha venido sólo para los judíos sino para todos los hombres, de cualquier cultura, pueblo o credo. 

La fe no se apoya sobre privilegios humanos o características terrenas, sino sólo sobre la adhesión del corazón a Jesús y a su Evangelio. Es lo que ocurre con este oficial de Cafarnaúm. Él, un funcionario del rey Herodes Antipas, tiene a un hijo enfermo, y piensa que Jesús puede curarlo. Va donde está Jesús y le pide que vaya a su casa porque el hijo estaba a punto de morir. Jesús parece resistirse a la oración de este padre, y como enfadado responde: «Si no ven ustedes señales y prodigios, no creen». Sin embargo el funcionario insiste, y Jesús, ante la insistencia replica inmediatamente: «Vete, tu hijo ya está sano». Para ese hombre bastó esta palabra de Jesús y se puso en camino hacia su casa. Y el evangelista señala: «Cuando iba llegando, sus criados le salieron al encuentro para decirle que su hijo ya estaba sano». 

Fue un milagro a distancia que se debe a la fe de ese funcionario, que se nos presenta como un verdadero creyente. No era judío, y ni siquiera frecuentaba la sinagoga, pero creyó sin titubeos la palabra de Jesús. Por esta fe le fue devuelto el hijo curado. Acogiendo en el corazón esta fe continuemos nuestro camino hacia la Pascua, y experimentamos en nosotros mismo la fuerza de curación del Evangelio. 


[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 131-132.

Si no ven ustedes señales y prodigios, no creen

1

curación

Cuaresma

Lunes de la IV semana

Textos 

† Del evangelio según san Juan (4, 43-54)

En aquel tiempo, Jesús salió de Samaria y se fue a Galilea.

Jesús mismo había declarado que a ningún profeta se le honra en su propia patria. Cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que él había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían estado allí.

Volvió entonces a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía un hijo enfermo en Cafarnaúm. Al oír éste que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue a verlo y le rogó que fuera a curar a su hijo, que se estaba muriendo.

Jesús le dijo: “Si no ven ustedes señales y prodigios, no creen”.

Pero el funcionario del rey insistió: “Señor, ven antes de que mi muchachito muera”. Jesús le contestó: “Vete, tu hijo ya está sano”.

Aquel hombre creyó en la palabra de Jesús y se puso en camino. Cuando iba llegando, sus criados le salieron al encuentro para decirle que su hijo ya estaba sano.

El les preguntó a qué hora había empezado la mejoría.

Le contestaron: “Ayer, a la una de la tarde, se le quitó la fiebre”.

El padre reconoció que a esa misma hora Jesús le había dicho: ‘Tu hijo ya está sano’, y creyó con todos los de su casa.

Esta fue la segunda señal milagrosa que hizo Jesús al volver de Judea a Galilea. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

Desde el inicio de la cuaresma, la Palabra de Dios nos ha invitado con fuerza a confrontar nuestras actitudes de discípulos con el corazón del Padre y con las actitudes concretas de Jesús, el Hijo amado. De esta manera hemos tenido la oportunidad de confrontarnos con nuestra identidad de hijos de Dios y verificar la coherencia de nuestro caminar cristiano, para volver con todo el corazón a aquellas actitudes de vida que nos identifican con el amor dd nuestro Padre Dios.

A partir de hoy, las próximas dos semanas, nos concentraremos en el camino del Señor hacia la Pascua, guiados por el Evangelio de San Juan. Los textos de estos días nos llevarán hasta el umbral de la Pasión del Señor.

Nos introduce en este camino un signo realizado por Jesús en Galilea. Estando en Caná, un funcionario del rey, al enterarse de que Jesús está allí, “fue a verlo y le rogó que fuera a curar a su hijo, que se estaba muriendo.” Este hombre, que no es judío, tiene en fe el poder que Jesús tiene de curar y confía en Él; para este funcionario real, era indispensable la presencia de Jesús para que su hijo pudiera ser curado y le dice “Señor, ven antes de que mi muchachito muera.

Jesús le responde: “Vete, tu hijo ya está sano”. Jesús, ha pronunciado la Palabra creadora que sana, ha ido mucho más allá de lo que el hombre pedía, ha curado a distancia a su hijo. No fue necesaria su presencia para realizar el signo, bastó el poder de su Palabra. La palabra de Jesús tiene el poder de dar vida, Él es el Señor de la vida.

La curación del hijo del funcionario real se debe a la fe de este hombre, que se nos presenta como un verdadero creyente. No era judío, y ni siquiera frecuentaba la sinagoga, pero creyó sin titubeos en la palabra de Jesús y con él, creyó toda su familia.