Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: III Sábado Tiempo Ordinario

¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?

0
tempestad 2
Tiempo Ordinario

Sábado de la III semana

Textos

+ Del evangelio según san Marcos (4, 35·41)
Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: “Vamos a la otra orilla del lago”. Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas. De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado sobre un cojín.
Lo despertaron y le dijeron: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?” El se despertó, reprendió al viento y dijo al mar: “¡Cállate, enmudece!” Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma. Jesús les dijo: “¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?” Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: “¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?” Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Tras los fatigosos trabajos de una jornada de predicación, Jesús, que no ha dejado la barca desde la que impartía su enseñanza, pide a los discípulos que le lleven a la orilla oriental del lago. De inmediato empiezan a navegar, mientras Jesús se adormece en el asiento posterior, reservado a los pasajeros importantes; detrás de él el piloto gobierna el timón.

De improviso, estalla una violenta tempestad y la barca corre el riesgo de hundirse. Presas del pánico, los discípulos despiertan a Jesús con una llamada mezclada con un velado reproche: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?». Enseguida se levanta e increpa al viento: «¡Cállate! ¡Enmudece!». No se trata de dos órdenes iguales, sino de un incremento en la fuerza, puesto que el segundo término significa al pie de la letra: «Queda amordazado». «…Y sobrevino una gran calma». Un solo versículo para narrar un acontecimiento tan prodigioso: la misma sobriedad del relato es uno de los indicios más seguros de la historicidad del hecho.

Ahora que los discípulos se sienten seguros, puede dirigirles Jesús una pregunta: «¿Por qué tanto miedo, por qué esta falta de confianza?». Las enseñanzas que habían recibido durante la jornada hubieran debido convencerles de que, incluso durante el sueño, permanece vigilante el Señor.

A continuación, el evangelista anota con una gran precisión el sentimiento que surge en los apóstoles: no tanto la alegría por haber sido salvados, sino un temor sagrado, una admiración sorprendida. Ya habían asistido a milagros de curación, pero era la primera vez que se encontraban frente a una tamaña manifestación de poder: Jesús se les revela como Señor, como dueño de lo creado. Y el estupor se convierte en pregunta: «¿Quién es éste?».

Todo el evangelio según san Marcos está acompasado por preguntas como ésta, preguntas que desembocarán en la profesión de fe del centurión en el Calvario: «Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios».

[1] G. Zevini – P.G. Cabra, Lectio divina para cada día del año. 9., 151-152.

¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?

0

Tiempo Ordinario

Sábado de la III semana

Textos

+ Del evangelio según san Marcos (4, 35·41)

Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: “Vamos a la otra orilla del lago”. Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas. De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado sobre un cojín.

Lo despertaron y le dijeron: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?” El se despertó, reprendió al viento y dijo al mar: “¡Cállate, enmudece!” Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma. Jesús les dijo: “¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?” Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: “¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?” Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El Evangelio de Marcos continúa presentándonos a Jesús que camina por las calles de los hombres. Hay en él una urgencia por comunicar el Evangelio a todos. Por ello no se detiene en lugares que son tal vez más seguros y ciertos. 

Dice a los discípulos: «Pasemos a la otra orilla». En el Evangelio de Marcos la otra orilla representa el mundo de los paganos, de los que están lejos de la fe en el Dios de Israel. Los discípulos no habrían ido solos, como a nosotros nos cuesta ir hacia quienes creemos lejanos o no adecuados para acoger el Evangelio de Jesús. 

Todos conocemos la tentación de quedarnos en los horizontes que nos resultan habituales. Jesús nos ensancha el corazón y la mente desde el comienzo. Hay un ansia de universalidad que Jesús comunica a los discípulos Y que, a lo largo de los siglos, se manifiesta con diferente intensidad. Hoy, en un mundo globalizado, esta urgencia es aún más evidente. 

Es verdad que los hombres se han acercado, pero no por esto son mas fraternos y solidarios. Es indispensable «pasar a la otra orilla», la de los corazones y las culturas de los pueblos. Se nos pide acoger la invitación de Jesús como la acogieron aquellos primeros discípulos. Escribe Marcos: «despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba». Durante la travesía, como a menudo sucedía en ese lago, se desencadena una fuerte tempestad. 

Es fácil leer en este comentario del evangelista las muchas tempestades que se abaten sobre los pueblos en este tiempo nuestro, tempestades que descomponen la existencia de muchos. No se trata desde luego de nuestras pequeñas agitaciones psicológicas. En el grito de los apóstoles sentimos el eco del de muchos hombres y mujeres cuya existencia es arrollada por las olas adversas del mal. Muchas veces, este grito recoge también la impotencia y la resignación de quien, arrollado por las tempestades de la vida, cree que el Señor está lejos, que duerme o no vela.

Es un grito que las comunidades cristianas deben recoger, deben hacer suyo y transformarlo en oración al Señor para que, como en aquella ocasión, se levante, increpe a los vientos y diga al mar: «¡Calla, enmudece!». Y que los hombres y las mujeres golpeados duramente por el mal puedan alcanzar la otra orilla, la de la paz. Y que nosotros alcancemos con Jesús la otra orilla de los que esperan el Evangelio y la salvación. 


[1] V. Paglia, Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 77-78

Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?

0
tempestad 2Tiempo Ordinario

Sábado de la III semana

 

Textos

+ Del evangelio según san Marcos (4, 35·41)
Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: “Vamos a la otra orilla del lago”. Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas. De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado sobre un cojín.
Lo despertaron y le dijeron: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?” El se despertó, reprendió al viento y dijo al mar: “¡Cállate, enmudece!” Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma. Jesús les dijo: “¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?” Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: “¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?” Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Tras los fatigosos trabajos de una jornada de predicación, Jesús, que no ha dejado la barca desde la que impartía su enseñanza, pide a los discípulos que le lleven a la orilla oriental del lago. De inmediato empiezan a navegar, mientras Jesús se adormece en el asiento posterior, reservado a los pasajeros importantes; detrás de él el piloto gobierna el timón.

De improviso, estalla una violenta tempestad y la barca corre el riesgo de hundirse. Presas del pánico, los discípulos despiertan a Jesús con una llamada mezclada con un velado reproche: «Maestro, ¿no te importa que perezcamos?». Enseguida se levanta e increpa al viento: «¡Cállate! ¡Enmudece!». No se trata de dos órdenes iguales, sino de un incremento en la fuerza, puesto que el segundo término significa al pie de la letra: «Queda amordazado». «…Y sobrevino una gran calma». Un solo versículo para narrar un acontecimiento tan prodigioso: la misma sobriedad del relato es uno de los indicios más seguros de la historicidad del hecho.

Ahora que los discípulos se sienten seguros, puede dirigirles Jesús una pregunta: «¿Por qué tanto miedo, por qué esta falta de confianza?». Las enseñanzas que habían recibido durante la jornada hubieran debido convencerles de que, incluso durante el sueño, permanece vigilante el Señor.

A continuación, el evangelista anota con una gran precisión el sentimiento que surge en los apóstoles: no tanto la alegría por haber sido salvados, sino un temor sagrado, una admiración sorprendida. Ya habían asistido a milagros de curación, pero era la primera vez que se encontraban frente a una tamaña manifestación de poder: Jesús se les revela como Señor, como dueño de lo creado. Y el estupor se convierte en pregunta: «¿Quién es éste?».

Todo el evangelio según san Marcos está acompasado por preguntas como ésta, preguntas que desembocarán en la profesión de fe del centurión en el Calvario: «Verdaderamente, este hombre era Hijo de Dios».

 

[1] G. Zevini – P.G. Cabra, Lectio divina para cada día del año. 9., 151-152.