Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: II Jueves del tiempo ordinario

Era tanta la multitud, que estaba a punto de aplastarlo

0
Jesús en la barca
Tiempo Ordinario

Jueves de la II semana

Textos

+ Del evangelio según san Marcos (3, 7-12)

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, seguido por una muchedumbre de galileos. Una gran multitud, procedente de Judea y Jerusalén, de Idumea y Transjordania y de la parte de Tiro y Sidón, habiendo tenido noticias de lo que Jesús hacía, se trasladó a donde él estaba.

Entonces rogó Jesús a sus discípulos que le consiguieran una barca para subir en ella, porque era tanta la multitud, que estaba a punto de aplastarlo. En efecto, Jesús había curado a muchos, de manera que todos los que padecían algún mal, se le echaban encima para tocarlo. Cuando los poseídos por espíritus inmundos lo veían, se echaban a sus pies y gritaban: “Tú eres el Hijo de Dios”. Pero Jesús les prohibía que lo manifestaran. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El texto se abre con uno de los llamados «resúmenes», esto es, una síntesis de muchos hechos. Estas conexiones son importantes porque el autor nos revela en ellas sus intenciones teológicas y nos ofrece la clave interpretativa del relato.

En este resumen vemos a una gran multitud que acude a Jesús. Éste se retira con los discípulos junto al mar. La multitud se le echa encima hasta el punto de poner en peligro la incolumidad de Jesús, lo que le obliga a pedir a los discípulos que pongan a su disposición una barca para liberarse del asalto del gentío.

Se trata de enfermos de todo tipo que se le echan literalmente encima, casi para arrancarle, tocándole, una energía benéfica y sanadora.

La fama de las curaciones que había realizado se había difundido rápidamente por las regiones que Marcos enumera al comienzo del relato. Es el mejor momento para que los espíritus inmundos pongan en escena una gran propaganda sobre Jesús: «Tú eres el Hijo de Dios», proclaman.

Es la verdad, pero anunciada de una manera que la hace vana. En efecto, Satanás quiere anticipar: la gloria de Jesús para hacerle evitar la cruz, que es lo único que la hace verdadera.

También Pedro, más tarde y por una amistad mal entendida, intentará ahorrar al Maestro la prueba suprema y recibirá una dura reprimenda. de Jesús: «¡Aléjate de mí, Satanás!» (cf. 8,31-33).

También cuando nosotros intentamos huir de la cruz servimos de obstáculo a la realización del designio divino de salvación. Ahora bien, Jesús quiere ser fiel al Padre, que le llama a convertirse en el Siervo de YHWH; por eso resiste con firmeza a los que le tientan y les impide manifestar su identidad. Y es que todo conocimiento de Jesús sin amor a la cruz se vuelve una mentira tergiversadora.

[1] G.Zevini– P.G.Cabra,Lectio divina para cada día del año. 9., 89.

Extendiendo la mano, lo tocó

0
leproso

 

Tiempo Ordinario

Jueves de la I Semana

Textos 

+ Del evangelio según san Marcos (1, 40-45)

En aquel tiempo, se le acercó a Jesús un leproso para suplicarle de rodillas: “Si tú quieres, puedes curarme”. Jesús se compadeció de él, y extendiendo la mano, lo tocó y le dijo: “¡Sí quiero: sana!” Inmediatamente se le quitó la lepra y quedó limpio.

Al despedirlo, Jesús le mandó con severidad: “No se lo cuentes a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo prescrito por Moisés”. Pero aquel hombre comenzó a divulgar tanto el hecho, que Jesús no podía ya entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera, en lugares solitarios, a donde acudían a él de todas partes. Palabra del Señor.

 

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

«Se le acercó un leproso». Era realmente extraño que un leproso osara acercarse a alguien, ya que tenían la obligación de mantenerse alejados de la gente. El libro del Levítico era categórico: «El afectado por la lepra llevará la ropa rasgada y desgreñada la cabeza, se tapará hasta el bigote e irá gritando: ‘¡impuro, impuro!’. Todo el tiempo que le dure la llaga, quedará impuro. Es impuro Y vivirá aislado; fuera del campamento tendrá su morada» (13, 45-46).

La exclusión de la convivencia con los demás hacía que esta enfermedad fuera más terrible de lo que ya era de por si. Por esto era extraño que un leproso osara a acercarse a Jesús, superando la distancia abismal que garantizaba la ley. Aquellos leprosos, cuando se enteraban de que iba a pasar Jesús, superaban las barreras de miedo y de desconfianza e iban corriendo hacia él.

¡Cuántos enfermos de «lepra» hay también hoy, cerca y lejos de nosotros! No sólo los golpeados por la lepra auténtica, que por otro lado hoy es fácil de curar, sino todos los que ven su vida marcada irremediablemente por la enfermedad y una condición de marginalidad. Y todavía hoy somos muchos los que huimos de ellos por miedo a contagiarnos o, como dicen algunos, para no entristecemos al verlos.

Los discípulos de hoy, las comunidades cristianas repartidas por el mundo, deben interrogarse cuando no logran crear el mismo clima, cuando no son atractivos evangélicamente. Aquel leproso llegó junto a Jesús, se arrojó a sus pies y dijo simplemente pero con fe: «Si tú quieres, puedes curarme». El leproso no duda que Jesús pueda curarle, pero no sabe si quiere hacerlo. Ante aquel profeta bueno, la desesperación de aquel leproso se transforma en fe. Y Jesús, el compasivo, no podía dejar de escucharle: no tuvo miedo del contagio, extendió la mano y le tocó, y le comunicó la energía de la vida.

El Evangelio nos empuja a todos nosotros a encontrar y escuchar, a tocar y a sentir la gran necesidad de salvación que tienen los millones de «leprosos» de hoy. Con su respuesta, Jesús nos muestra cuál es su voluntad con respecto a la lepra Y al mal, sea cual sea: «Quiero; queda limpio». Sí, la voluntad de Dios es clarísima: luchar contra todo tipo de mal, de marginación, de lejanía, de exclusión. Estamos verdaderamente lejos de esa convicción demasiado difundida que atribuye a Dios la decisión de distribuir el mal a los hombres según su pecado. Nada es más ajeno al Evangelio.

No es fácil comprender la orden de Jesús al leproso: «No se lo cuentes a nadie…». Es una orden que parece extraña a nuestras costumbres y a nuestra. cultura «televisiva». El Evangelio parece mostramos un silencio bello, rico, expresivo, que Jesús quiere conservar. Se podría interpretar también en esta línea el llamado «secreto mesiánico», tan querido para el evangelista Marcos. Hay que subrayar, sin embargo, otra cosa: Jesús no busca su gloria o el refuerzo de su fama. Este deseo de silencio está unido al delicado secreto de una amistad que se establece entre el Señor y ese hombre, entre el Señor y quien se confía a él.

El milagro -así se podría interpretar el silencio impuesto por Jesús- es sobre todo una respuesta amiga, cariñosa y compasiva hacia los enfermos y los excluidos. Es como decir que el amor de Dios hacia mí, hacia ti, hacia cada hombre, va antes que cualquier otra cosa. Quizás precisamente porque fue tocado por este amor absolutamente único e inimaginable, a aquel hombre le fue imposible callar. Aquel leproso, no obedeció y divulgó tanto aquel episodio que Jesús ya no podía entrar en las ciudades, por la restricción de la ley que apartaba a quienes hubieran tocado a un leproso y porque era un gran número de personas las que lo buscaban. Jesús, que no deseaba complacer a los hombres sino a su Padre, se retiraba a otros lugares. Aun así la gente no le perdía de vista y continuaba siguiéndole.

[1]V.Paglia– Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2019, 95-96.

Pero Jesús les prohibía que lo manifestaran

0

Jesús en la barca

Tiempo Ordinario

Jueves de la II semana

Textos

+ Del evangelio según san Marcos (3, 7-12)

En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del mar, seguido por una muchedumbre de galileos. Una gran multitud, procedente de Judea y Jerusalén, de Idumea y Transjordania y de la parte de Tiro y Sidón, habiendo tenido noticias de lo que Jesús hacía, se trasladó a donde él estaba.

Entonces rogó Jesús a sus discípulos que le consiguieran una barca para subir en ella, porque era tanta la multitud, que estaba a punto de aplastarlo. En efecto, Jesús había curado a muchos, de manera que todos los que padecían algún mal, se le echaban encima para tocarlo. Cuando los poseídos por espíritus inmundos lo veían, se echaban a sus pies y gritaban: “Tú eres el Hijo de Dios”. Pero Jesús les prohibía que lo manifestaran. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El texto se abre con uno de los llamados «resúmenes», esto es, una síntesis de muchos hechos. Estas conexiones son importantes porque el autor nos revela en ellas sus intenciones teológicas y nos ofrece la clave interpretativa del relato.

En este resumen vemos a una gran multitud que acude a Jesús. Éste se retira con los discípulos junto al mar. La multitud se le echa encima hasta el punto de poner en peligro la incolumidad de Jesús, lo que le obliga a pedir a los discípulos que pongan a su disposición una barca para liberarse del asalto del gentío.

Se trata de enfermos de todo tipo que se le echan literalmente encima, casi para arrancarle, tocándole, una energía benéfica y sanadora.

La fama de las curaciones que había realizado se había difundido rápidamente por las regiones que Marcos enumera al comienzo del relato. Es el mejor momento para que los espíritus inmundos pongan en escena una gran propaganda sobre Jesús: «Tú eres el Hijo de Dios», proclaman.

Es la verdad, pero anunciada de una manera que la hace vana. En efecto, Satanás quiere anticipar: la gloria de Jesús para hacerle evitar la cruz, que es lo único que la hace verdadera.

También Pedro, más tarde y por una amistad mal entendida, intentará ahorrar al Maestro la prueba suprema y recibirá una dura reprimenda. de Jesús: «¡Aléjate de mí, Satanás!» (cf. 8,31-33).

También cuando nosotros intentamos huir de la cruz servimos de obstáculo a la realización del designio divino de salvación. Ahora bien, Jesús quiere ser fiel al Padre, que le llama a convertirse en el Siervo de YHWH; por eso resiste con firmeza a los que le tientan y les impide manifestar su identidad. Y es que todo conocimiento de Jesús sin amor a la cruz se vuelve una mentira tergiversadora.

 

[1] G.Zevini– P.G.Cabra,Lectio divina para cada día del año. 9., 89.