Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Archivo de la etiqueta: Evangelio Dominical

“… No temas, basta que tengas fe” (Mc, 5-21-43)

0

XIII Domingo Tiempo Ordinario

La Palabra este domingo nos propone una perspectiva general sobre la vida y la muerte, sobre el bien y el mal que se concretan en el evangelio que presenta a Jesús como fuente de vida y en la epístola que se refiere a la colecta promovida por Pablo a favor de los pobres de la Iglesia de Jerusalén.

La afirmación del libro de la Sabiduría es contundente. «Dios no hizo la muerte, ni se recrea en la destrucción de los vivientes».  Bastaría con detenernos en este afirmación para hacer una provechosa meditación que nos ayude a purificar nuestra idea de Dios. Creemos en el Dios de la vida y del amor. No podemos, ni siquiera por equivocación pedirle la destrucción de otros, pues quiere la salvación de todos. No podemos adjudicarle la muerte de nadie, pues nos ha hecho para la vida.

Del evangelio fijémonos en la audacia y en la fe de la mujer enferma. Ella conocía los límites en los que la ley la ponía impidiéndole, por su enfermedad, tocar a las personas. Sin embargo, «Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con solo tocarle el vestido, curaría.»  Jesús no sólo se deja tocar, busca además hacer contacto personal con quien se le acerca con fe; en el caso de la hemorroísa la confirma en su fe y hace que se marche en paz, curada en lo físico y en lo espiritual.

Cuando parece que todo está perdido porque su hija ya había muerto, Jesús dice a Jairo «No temas, basta que tengas fe». Estas palabras son de suma importancia para nosotros. Cuando nos encontramos en dificultades, cuando parece que Dios calla o parece que se ha hecho ausente cuando no encontramos la solución de un problema, debemos escuchar a Jesús que nos dice «No temas, basta que tengas fe.» Los momentos difíciles son oportunidades para progresar en la fe y en la esperanza, no para renunciar a ellas.

Todos lo desaconsejan, sin embargo, Jesús sigue caminando hacia la casa de Jairo. Se encuentra con el alboroto que hacen quienes, según la costumbre del lugar, expresan su dolor y luto por la muerte de la niña. Jesús dice a la gente «¿A qué viene este alboroto y llanto?. La niña no está muerta, está dormida» Para Jesús la muerte es como un sueño y se revela como aquél que es capaz de despertar de este sueño. Jesús es Señor de la Vida y quiere que nosotros con Él participemos de la vida plena.

Tener fe y comprometernos con la vida. En la religiosidad de nuestro pueblo es común la práctica de desplazarse para ir a lugares en donde se veneran imágenes famosas para pedir un milagro. En la desesperación del dolor y de la enfermedad, muchos quieren tocar las imágenes sagradas o sus reliquias con la esperanza de que al hacerlo el milagro se realice. No cabe duda son signos y gestos que manifiestan una fe genuina que sin embargo, debe todavía comprenderse mejor y profundizarse más.

Jesús no sólo quiere que lo toquen, quiere hacer contacto con nosotros, mirarnos, tocarnos y devolvernos la salud física y espiritual. El auténtico peregrino es el que camina, busca y encuentra, pero también se deja buscar y encontrar por Jesús y su Palabra. Para Él los gestos de nuestra fe sencilla no son indiferentes, pero no hace milagros cuando lo que encuentra es nuestra indiferencia.

La segunda lectura nos recuerda la invitación de Pablo a los corintios a ser generosos participando en la colecta organizada a favor de los pobres de la Iglesia de Jerusalén. «Distínganse también ahora por su generosidad…  No se trata de que los demás viva tranquilos, mientras ustedes están sufriendo. Se trata, más bien, de aplicar durante nuestra vida una medida justa; porque entonces la abundancia de ustedes remediara las carencias de ellos, y ellos, por su parte, los socorrerán a ustedes en sus necesidades.»

En este texto encontramos cómo la solidaridad es y debe ser un gesto espontáneo entre las personas y las comunidades de fe. El más terrible flagelo de nuestra patria es la pobreza y la desigualdad ¡Los pobres no pueden esperar!. La solidaridad, es decir,  la conciencia de ser responsables de los demás,  el distintivo de la caridad y el compromiso con los deberes de justicia, son las virtudes con que las y los ciudadanos cristianos podemos y debemos participar en la vida pública.

“… se acercó y tomándola de la mano, la levantó.” (Mc 1,29-39)

0

V Domingo del Tiempo Ordinario – Ciclo B

“… se acercó y tomándola de la mano, la levantó.” (Mc 1,29-39)

Este Domingo contemplamos tres escenas que articulan una jornada ordinaria de Jesús, que con toda naturalidad, a los cercanos y a los lejanos, basta que tengan el corazón dispuesto, les acerca el amor misericordioso de Dios y con ello al mismo tiempo que se deja conocer como Hijo de Dios, enseña cuáles tendrían que ser las actitudes espontáneas de sus discípulos, llamados a identificarse con Él.

Una premisa: el sufrimiento del inocente

Para ubicar el mensaje del texto evangélico es oportuna una premisa que nos es dada por la primera lectura de este domingo que no al acaso esta tomada del libro de Job, considerado una perla de la literatura israelita y de la literatura universal, tanto por el vigor de sus recursos literarios como por la fuerza de los problemas que aborda de una forma valiente y audaz.

La pregunta de fondo a la que responde el libro sapiencial se podría plantear en estor términos: ¿Es siempre el dolor consecuencia del pecado del hombre? ¿Qué decir entonces del sufrimiento del inocente?

Para los amigos de Job sólo hay una respuesta en base a la fórmula tradicional según la cual hay una ecuación exacta entre la situación del hombre en esta vida y su conducta frente a Dios. A esta lógica Job se rebela con audacia. El sabe que su conducta es intachable, pero se ha visto alcanzado por la desgracia y la enfermedad; piensa que Dios lo ha abandonado y lo tritura con el dolor;  no espera de sus amigos teorías sobre el sufrimiento, pide que se pongan en su lugar, que le comprendan, que le escuchen, que se hagan cargo realmente de su situación.

Jesús en el evangelio se presenta para todos como verdadero amigo de la humanidad. Se acerca, con auténtica compasión y sin ningún reproche, al sufrimiento de los inocentes y lo alivia; se hace cargo de su situación, con gestos y actitudes concretas, sacando de su ensimismamiento a quienes yacen postrados, por el dolor o por la fuerza del maligno y les hace saber y sentir, contra el pensamiento común, que Dios está con ellos, que los ama con amor entrañable y quiere para ellos una vida nueva.

Otra premisa: «dentro» y «fuera» de la casa

Las escenas evangélica se desarrollan «dentro» y «fuera» de la casa de Simón y Andrés. La indicación del lugar es relevante, pues el evangelista Marcos utilizará estas locuciones preposicionales para referirse a quienes pertenecen o no a la comunidad de discípulos. El evangelista ayuda a los primeros a responderse a la pregunta ¿En qué consiste ser discípulo de Jesús? Mientras que a los segundos, los lleva de la mano para que descubran quién es Jesús.

Dentro y fuera de la casa de Simón, Jesús se encuentra con el drama humano del sufrimiento inocente, representado en la enfermedad y en los estragos que el maligno enemigo hace en las vidas humanas donde se instala. Sin embargo, lo que sucede dentro y fuera, no es lo mismo. Detengámonos a conseiderarlo.

Primera escena. Dentro de la casa: la curación de la suegra de Simón

Dentro de la casa Jesús cura a la suegra de Simón. En la escena hay gestos, ninguna palabra y en ellos se plantea un itinerario pedagógico para los discípulos llamados a hacer lo mismo que él hizo: “… se acercó y tomándola de la mano, la levantó.” Conocida la necesidad por mediación de los discípulos, toma la iniciativa y se hace cercano; por encima de la ley, que impide el contacto físico con el enfermo, toca a la mujer postrada y la levanta. Los que están dentro, los que ya hacen camino con él, deben aprender la lección: estar atentos a las necesidades de los hermanos, hacerse cargo de ellas por encima de cualquier prejuicio hasta incorporar al que por su situación física o moral va quedando relegado.

La escena concluye indicando que la mujer sanada, desaparecida la fiebre “… se puso a servirles” y con ello otra enseñanza: todo don conlleva un compromiso. La salud del discípulo se calibra en el servicio. El discípulo que vive ensimismado, atrapado en sus propios dilemas, postrado en sus angustias y enfermedades, que pierde el gusto por la vida y que es incapaz de salir de si mismo para percatarse de las necesidades de los demás y asistirlos, está enfermo; es tarea de la comunidad acercarle a Jesús, para que lo sane y para que recupere el talante natural del discípulo que es el servicio.

Segunda escena. Fuera de la casa: curó a muchos

Algo diferente ocurre fuera de la casa. Dice el evangelio que “… curo a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios”. ¿Por qué a muchos y no a todos? Nos encontramos aquí con un tema especial del evangelio de Marcos, que insiste en que no es suficiente con querer beneficiarse de Dios y que es indispensable estar dispuestos para responder desde la fe.

Esto nos ayuda a distinguir la diferencia entre religiosidad y vida de fe; podemos encontrar en el camino personas sumamente religiosas que no se cansan de presentar sus necesidades a Dios pero que no están dispuestas a darle un lugar en sus vidas con la respuesta de la fe. Parece ser que Dios no actúa sus maravillas en quienes son amantes del beneficio y enemigos del compromiso

Tercera escena: Oración, tentación, decisión

En la tercera escena contemplamos a Jesús que «de madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario; y allí se puso a hacer oración»  Jesús es modelo para nosotros. Encuentra tiempo para orar en cualquier circunstancia. La oración es una necesidad del corazón. Jesús quiere estar en contacto con el Padre; por eso busca la soledad siempre que le sea posible, para invocarle, para dialogar con él, para vivir de este modo su vida filial.

Y en este gesto tan sencillo está la clave. Pareciera sencillo querer imitar a Jesús saliendo al encuentro del sufrimiento del inocente. No hay persona ni psicología que lo resista. Estar en contacto con el sufrimiento es devastador y más cuando se hace en nombre propio porque no hay palabra ni gesto que alcance a expresar o hacer sentir el consuelo. En cambio cuando se hace en nombre de Dios, porque en la oración se ha descubierto y apropiado su voluntad de hacer sentir su amor a los que sufren, entonces los gestos y las palabras cobran vida y adquieren una carga simbólica capaz de acercar la ternura de Dios.

Los discípulos, que todavía no acaban de identificarse con Jesús, se dejan entusiasmar por el aparente éxito inicial. «Simón y sus compañeros fueron en su busca. Al encontrarlo le dijeron: Todos te buscan»

Cuando se trata del anuncio del Evangelio, el halago y el aplauso fácil comprometen su eficacia. El discípulo fácilmente puede caer en la trampa de cerrarse a un pequeño grupo, que lo busca porque tiene interés en conseguir lo que desea. El evangelizador debe ser cuidadoso y estar atento medio de un mundo que sólo quiere oír lo que le agrada y esto es posible cuando se tiene la firme decisión de permanecer en las propias convicciones.

Esto fue lo que hizo Jesús que replicó a sus discípulos diciendo: «Vamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para predicar también allí, pues para eso he venido.» Tremenda lección para el discípulo que corre el riesgo de ir, fascinado por el éxito, al encuentro de quienes los buscan, olvidándose de quienes lo necesitan. La certeza de su identidad de Hijo y la firme decisión de permanecer en la misión le hace a Jesús tener como criterio orientador de su acción acercar el amor de Dios al sufrimiento de los inocentes.

Una conclusión: ¡Ay de mi si no evangelizo!

La misión evangelizadora es una fuerza incontenible. El Evangelio contiene en sí mismo una fuerza impulsora irresistible para quienes se abren a él y asumen la tarea de anunciarlo. El verdadero discípulo se distingue del que no lo es, en que no considera su vocación como fruto de su esfuerzo, sino que acepta la vocación que procede de Dios  y comprende muy bien que evangelizar no es un oficio que se elige, sino la imperiosa necesidad de quien ha visto su vida transformada por el Evangelio y que sabe que la paga por el trabajo es precisamente dar a conocer la Buena Nueva, anunciándola de balde, sin reclamar derecho alguno.

Este domingo se nos invita a acercarnos al sufrimiento de tantos inocentes que hay por el mundo; no con teorías complicadas sobre el sufrimiento sino con compasión, es decir, entrando realmente en el sufrimiento del otro, guardando un silencio profundamente respetuoso ante su situación desgarradora, asumiendo en la medida de lo posible su tragedia, con la certeza de que a la raíz de esta compasión no está el propio esfuerzo sino la fortaleza que viene de Dios cuya compasión llegó al extremo de enviarnos a su propio Hijo para asumir y liberar a la humanidad del poder deshumanizador del sufrimiento.