Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.

0

Miércoles IX Tiempo ordinario

Textos

† Del evangelio según san Marcos (12,18-27)

En aquel tiempo, fueron a ver a Jesús algunos de los saduceos, los cuales afirman que los muertos no resucitan, y le dijeron: “Maestro, Moisés nos dejó escrito que si un hombre muere dejando a su viuda sin hijos, que la tome por mujer el hermano del que murió para dar le descendencia a su hermano.

Había una vez siete hermanos, el primero de los cuales se casó y murió sin dejar hijos. El segundo se casó con la viuda y murió también, sin dejar hijos; lo mismo el tercero. Los siete se casaron con ella y ninguno de ellos dejó descendencia. Por último, después de todos, murió también la mujer. El día de la resurrección, cuando resuciten de entre los muertos, ¿de cuál de los siete será mujer? Porque fue mujer de los siete”.

Jesús les contestó: “Están en un error, porque no entienden las Escrituras ni el poder de Dios.

Pues cuando resuciten de entre los muertos, ni los hombres tendrán mujer ni las mujeres marido, sino que serán como los ángeles del cielo.

Y en cuanto al hecho de que los muertos resucitan, ¿acaso no han leído en el libro de Moisés aquel pasaje de la zarza, en que Dios le dijo: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Están, pues, muy equivocados”. Palabra del Señor.

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Son las últimas palabras de Jesús en el templo. Esta vez son los saduceos, los que se acercan a Jesús para interrogarlo y hacerle caer en contradicciones. Es la primera vez que Marcos los presenta. 

Los saduceos eran una secta religiosa judía que no creía en la resurrección de los muertos. Al llegar donde Jesús, invocan un texto de la Ley mosaica para plantear un «caso» teórico sobre el matrimonio y negar la resurrección. 

Jesús no cae en la polémica con los saduceos sino que recuerda los principios básicos del pensamiento común de los judíos: la autoridad de las Escrituras, que hablan de resurrección, y la potencia de Dios, que tiene el poder de transformar la vida humana en una existencia similar a la de los ángeles.

Jesús recuerda las palabras que el mismo Dios dirigió a Moisés desde la zarza ardiente, cuando le dijo que era el Señor de los vivos y de los muertos y, por tanto, que su dominio se extiende sobre sus hijos tanto en la vida como en la muerte: «No es un Dios de muertos, sino de vivos».

A partir de estas palabras, Jesús abre un resquicio en la vida tras la muerte: los creyentes, libres de los vínculos de la carne, vivirán «como ángeles», impulsados por el Espíritu. La vida «como ángeles», la que inspira el Espíritu, en realidad empieza ya en esta tierra cuando acogemos en nuestro corazón la Palabra de Dios y confiamos nuestra vida a Jesús.

Jesús lo dice varias veces a los discípulos. Ante la tumba de Lázaro, poco antes de devolverlo a la vida, le dijo a Marta: «Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás» (Jn 11, 25-26). Y en el discurso de Cafarnaún, ante la incredulidad de la mayoría de quienes le escuchaban, dijo: «Este es el pan bajado del cielo; no como aquel que comieron vuestros antepasados, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre» (Jn 6, 58). 

Quien une su vida a Jesús ya pasa de la muerte a la vida. La muerte se convierte –como ocurrió con Jesús– en un paso de la vida terrenal a la vida resucitada, «de este mundo al Padre».

[1] Paglia, Vincenzo. La Palabra de Dios cada día. Comunidad de Sant’Egidio. 2021; p. 244.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: