Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

El que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor

0

Tiempo Ordinario

Miércoles de la VIII semana

Textos

† Del evangelio según san Marcos (10, 32-45)

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos iban camino de Jerusalén y Jesús se les iba adelantando. Los discípulos estaban sorprendidos y la gente que lo seguía tenía miedo. El se llevó aparte otra vez a los Doce y se puso a decirles lo que le iba a suceder: “Ya ven que nos estamos dirigiendo a Jerusalén y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; van a condenarlo a muerte y a entregarlo a los paganos; se van a burlar de él, van a escupirlo, a azotarlo y a matarlo; pero al tercer día resucitará”.

Entonces se acercaron a Jesús Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte”. El les dijo: “¿ Qué es lo que desean?” Le respondieron: “Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”. Jesús les replicó: “No saben lo que piden.

¿Podrán pasar la prueba que yo voy a pasar y recibir el bautismo con que seré bautizado?” Le respondieron: “Sí podemos”.

Y Jesús les dijo: “Ciertamente pasarán la prueba que yo voy a pasar y recibirán el bautismo con que yo seré bautizado; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; eso es para quienes está reservado”.

Cuando los otros diez apóstoles oyeron esto, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reunió entonces a los Doce y les dijo: “Ya saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre ustedes. Al contrario: el que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos, así como el Hijo del hombre, que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos”.Palabra del Señor.

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El Evangelio nos presenta a Jesús que continúa caminando con los discípulos hacia Jerusalén, y no es casual que el evangelista señale que caminaba «delante de ellos», precisamente como hace el pastor, mostrando así la responsabilidad de quien guía con amor a los que le han sido confiados. 

En el grupo había también otros discípulos y algunas mujeres, como señala Marcos (15, 41). Jesús les confía por tercera vez lo que le sucederá en Jerusalén. Los apóstoles –y los demás– estaban «sorprendidos». 

Después de decir estas cosas, Santiago y Juan se acercan y le piden sentarse a su derecha, es decir, tener un puesto alto e importante. Esto suena todavía más triste por el contraste evidente con lo que Jesús les acaba de confiar a los discípulos. Una vez más, como ya había sucedido poco antes, los discípulos están muy lejos de las palabras del Maestro, presos todavía de la mentalidad de este mundo: no podían pensar en Jesús como un Mesías condenado y ajusticiado. 

Jesús aprovecha la ocasión y enseña una vez más cómo se debe entender el poder entre los cristianos: «el que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos». Jesús indica cuál es el camino del discípulo: servir gratuita y generosamente a los hermanos y a los pobres. En la comunidad cristiana –repite Jesús– es grande quien sirve, y quien quiera ser el primero debe serlo en el servicio, no en dar órdenes. 

Y es Jesús mismo quien da ejemplo en primer lugar, se muestra a sí mismo como el único referente: «así como el Hijo del hombre, que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos». Cada cristiano, así como cada comunidad a la que pertenece, está llamado a contemplar a Jesús e imitarlo: lava los pies a los discípulos (Jn 13, 1-17) y dona su vida hasta la muerte en la cruz para la salvación de todos. Cada discípulo está llamado a seguir este camino que Jesús ha trazado, con las palabras y con su propia vida.


[1] V. Paglia, Comunidad de Sant’Egidio., La palabra de Dios cada día. 2021, 235-236.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: