Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

No teman

0

Tiempo Ordinario

Viernes de la XXVIII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (12, 1-7)

En aquel tiempo, la multitud rodeaba a Jesús en tan gran número, que se atropellaban unos a otros. Entonces Jesús les dijo a sus discípulos: “Cuídense de la levadura de los fariseos, es decir, de la hipocresía.

Porque no hay nada oculto que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a conocerse.

Por eso, todo lo que ustedes hayan dicho en la oscuridad, se dirá a plena luz, y lo que hayan dicho en voz baja y en privado, se proclamará desde las azoteas.

Yo les digo a ustedes, amigos míos: No teman a aquellos que matan el cuerpo y después ya no pueden hacer nada más.

Les voy a decir a quién han de temer: Teman a aquel que, después de darles muerte, los puede arrojar al lugar de castigo.

Se lo repito: A él sí tienen que temerlo.

¿No se venden cinco pajarillos por dos monedas? Sin embargo, ni de uno solo de ellos se olvida Dios; y por lo que a ustedes toca, todos los cabellos de su cabeza están contados. No teman, pues, porque ustedes valen mucho más que todos los pajarillos”. Palabra del Señor.

Audio

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El pasaje evangélico habla de miles de personas que se agolpan alrededor de Jesús «que se atropellaban unos a otros». Eran hombres y mujeres que necesitaban consuelo y que buscaban una vida mejor. 

Jesús previene inmediatamente a aquella muchedumbre que lo rodea de los falsos pastores o, mejor dicho, de la levadura de la hipocresía que hacía insoportable y peligrosa la guía de los fariseos. La religiosidad de los fariseos era toda exterioridad, no ponían su corazón en ella, hasta el punto de que no tenían misericordia ni compasión por aquella muchedumbre vejada y abatida. Para ellos bastaba con repetir de manera abstracta y fría los principios de la ley. 

Una religiosidad de ese tipo contamina, como una mala levadura, toda la vida de la gente. Pero llegará el momento -dice Jesús- en el que todo saldrá a la luz y se verá el vacío y la tristeza de aquel que ha construido su vida con un corazón sin amor y sin misericordia, mostrando solo su orgullo e intentando salvarse a sí mismo. 

Diferente es la situación de los discípulos que escuchan y que siguen al verdadero pastor y maestro. Jesús introduce aquí una distinción preciosa. El cuerpo puede morir, pero existe un «después». Y el discípulo está llamado a reflexionar sobre ese «después». El «después» -sugiere Jesús- está asociado al «corazón», es decir, a la vida interior, a aquel «lugar» en el que se produce el encuentro con Dios, o bien -y sería una decisión dramática- el encuentro con aquel que puede «arrojar a la gehenna». 

En las palabras de Jesús no hay ningún desprecio por el cuerpo. ¡Hizo tantas curaciones! Pero no hay duda de que el esmero que ponemos en la conversión de nuestro corazón es mínimo comparado con el que dedicamos a nuestro cuerpo, a nuestro bienestar material. A veces por ese bienestar exterior llegamos incluso a vender nuestra alma. 

Jesús nos recuerda que el Padre que está en los cielos cuida de nosotros mucho más que de los pájaros, y conoce cada uno de los cabellos de nuestra cabeza. Preocupémonos del corazón y de su crecimiento en el amor. Es una urgencia que los cristianos deben vivir para su propia salvación, pero también es un testimonio precioso que estamos llamados a enseñar en un mundo que sitúa el bienestar individual y material por encima de todo. 

Este mundo nuestro necesita el testimonio evangélico de los discípulos de Jesús para frenar el poder del mal y de la violencia.


[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 360-387.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: