Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Y a ti, una espada te atravesará el alma

0

15 de septiembre

Nuestra Señora de los Dolores

Textos

† Del evangelio según san Lucas (2, 33-35)

En aquel tiempo, el padre y la madre del niño estaban admirados de las palabras que les decía Simeón. El los bendijo, y a María, la madre de Jesús, le anunció: “Este niño ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel, como signo que provocará contradicción, para que queden al descubierto los pensamientos de todos los corazones. Y a ti, una espada te atravesará el alma”. Palabra del Señor.

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

En la escena de la presentación del Señor, una vez que Simeón ha hecho su oración, el evangelista anota que los padres de Jesús participan con su admiración. También a ellos se les han abierto los ojos ante el misterio que se está manifestando en el niño Jesús.

Entonces “Simeón los bendijo” y dirigiéndose a María anuncia proféticamente tanto el destino de Jesús como el de ella.

Simeón ve y anuncia proféticamente el futuro de Jesús

La culminación de la historia de la salvación es luz y gloria, pero ahora viene por la ruta por medio la cual se llega verdaderamente a ella, la ruta que seguirá Jesús: la luz de la gloria pasa por la sombra del dolor,  del rechazo del servidor de Dios.

Este niño ha sido puesto para ruina y resurgimiento de muchos en Israel”. En su ministerio, Jesús no será acogido unánimemente: unos lo acogerán y otros lo rechazarán. A lo largo del Evangelio será fácil distinguir estos dos grupos. Ante Jesús habrá que tomar siempre una opción y cualquiera que sea la decisión que se tome siempre habrá una consecuencia: quien lo acepte encontrará en él la salvación (=elevación) y quien lo rechace tendrá que vérselas al final con Dios (=caída).

Por todo esto Jesús es “signo de contradicción”. La trama del Evangelio se teje en el conflicto que acompañará su vida hasta su desenlace final en la cruz.

Simeón ve y anuncia proféticamente el futuro de María unido al de su Hijo 

“¡Y a ti misma una espada te atravesará el alma!”. La Madre del Mesías seguirá unida a El como su discípula; como tal lo acompañará con su presencia física y con su corazón y compartirá el dolor del rechazo.

Esta unión con Jesús en todo y sobre todo en su destino, y que al final conduce a la gloria, será la exigencia fundamental del discipulado.

Se nos presenta entonces a María como la discípula perfecta que recorre el camino completo de Jesús: ella lo ha sabido acoger desde el primer momento, pero tendrá que aprender a recorrer su camino como servidora fiel hasta el final. Si seguimos leyendo la obra de Lucas en los Hechos de los Apóstoles notaremos como desde ya en María, Simeón está contemplando el futuro de la Iglesia misionera.


[1] F. Oñoro. Pistas para la Lectio Divina. Lucas. 2, 22-35: Una gloriosa manifestación que responde a la larga espera. CELAM/CEBIPAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: