Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

El hombre dejará a sus padres para unirse a su mujer, y serán los dos una sola cosa

0
anillos 2Tiempo Ordinario

Viernes de la XIX semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo ()

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y para ponerle una trampa, le preguntaron: “¿Le esta permitido al hombre divorciarse de su esposa por cualquier motivo?” Jesús les respondió: “¿No han leído que el Creador, desde un principio los hizo hombre y mujer, y dijo: ‘Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, para unirse a su mujer, y serán los dos una sola cosa?’ De modo que ya no son dos, sino una sola cosa. Así pues, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.

Pero ellos replicaron: “Entonces ¿por qué ordenó Moisés que el esposo le diera a la mujer un acta de separación, cuando se divorcia de ella?” Jesús les contestó: “Por la dureza de su corazón, Moisés les permitió divorciarse de sus esposas; pero al principio no fue así. Y yo les declaro que quienquiera que se divorcie de su esposa, salvo el caso de que vivan en unión ilegítima, y se case con otra, comete adulterio; y el que se case con la divorciada, también comete adulterio”.

Entonces le dijeron sus discípulos: “Si ésa es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse”, Pero Jesús les dijo: “No todos comprenden esta enseñanza, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido.

Pues hay hombres que, desde su nacimiento, son incapaces para el matrimonio; otros han sido mutilados por los hombres, y hay otros que han renunciado al matrimonio por el Reino de los cielos. Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

En el texto del evangelio que leemos hoy, se desarrolla una controversia suscitada por los fariseos que tiene como punto de partida la pregunta:  «¿Le esta permitido al hombre divorciarse de su esposa por cualquier motivo

En los textos precedentes Jesús sentó las bases de la vida comunitaria, ahora, aprovecha la pregunta que le plantean para abordar el mundo complejo de las relaciones, dándole un énfasis especial a la vida familiar vista desde los diversos estados y etapas de la vida.

La primera esfera de relaciones que aparece releída desde la óptica del Reino es la vida de la pareja y el celibato.

La respuesta de Jesús es tajante: es un no. Esta negativa se nota claramente en la exposición que hace inmediatamente.

Jesús pasa por encima de las excepciones de la casuística inspirada en la Ley de Moisés y remite al proyecto original del Padre: “Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, para unirse a su mujer, y serán los dos una sola cosa” (cita Génesis 2,24).

Es la sintonía con el acto creador de Dios lo que permite fundar una sólida relación de pareja y para vivir esto es preciso un acto de conversión que deja de lado la “dureza de corazón”. Aunque Jesús deja abierta una posibilidad queda claro que el problema está en el corazón humano y que en él hay que trabajar, o mejor, acoger la acción del Reino.

Las citas de Génesis 1,27 y 2,24 sobre las cuales Jesús quiere que se centre la atención, apuntan a una relación basada en el amor. Sobre este amor maduro que sabe dar un paso adelante en la relación familiar anterior, “dejar padre y madre”, se fundamenta la unidad auténtica que tiene fuerza de indisolubilidad. En esta unidad la diversidad de la pareja se hace también equidad, respeto que dignifica al otro, compromiso de uno con el otro, siempre bajo el señorío de Dios. Cuando esto sucede se fortalece la mutua fidelidad.

Al final de texto escuchamos un suspiro de desaliento por parte de los discípulos: «Si ésa es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse». Con su enseñanza Jesús rompió los moldes culturales que ponían en desventaja a la mujer frente a su marido, por eso ahora los discípulos parecen protestarle por su radicalidad. Pero así es: el evangelio también pide conversión de los esquemas culturales.

El Señor plantea también el celibato como una opción. Con la imagen de los eunucos «que han renunciado al matrimonio por el Reino de los cielos», se invita a vivir una consagración que conlleva un estilo de vida que es anticipo del Reino definitivo, no como aislamiento sino –todo lo contrario- como radicalidad en el amor.

Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo”. La última frase de Jesús recuerda que es necesario escuchar. Jesús está ofreciendo un don gratuito al que se responde libremente por amor. Un amor que se vuelve compromiso y fidelidad, como espejo de las relaciones de Jesús con los suyos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: