Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

¿Cuántas veces tengo que perdonarlo?

0

preguntaTiempo Ordinario

Jueves de la XIX semana

Textos

+ Del evangelio según san Mateo ()

En aquel tiempo, Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: “Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?” Jesús le contestó: “No sólo hasta siete, sino hasta setenta veces siete”.

Entonces Jesús les dijo: “El Reino de los cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus servidores. El primero que le presentaron le debía muchos millones. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, a su mujer, a sus hijos y todas sus posesiones, para saldar la deuda. El servidor, arrojándose a sus pies, le suplicaba, diciendo: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’. El rey tuvo lástima de aquel servidor, lo soltó y hasta le perdonó la deuda.

Pero, apenas había salido aquel servidor, se encontró con uno de sus compañeros, que le debía poco dinero. Entonces lo agarró por el cuello y casi lo estrangulaba, mientras le decía: ‘Págame lo que me debes’. El compañero se le arrodilló y le rogaba: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’. Pero el otro no quiso escucharlo, sino que fue y lo metió en la cárcel hasta que le pagara la deuda.

Al ver lo ocurrido, sus compañeros se llenaron de indignación y fueron a contarle al rey lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: ‘Siervo malvado. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haber tenido compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?’ Y el señor, encolerizado, lo entregó a los verdugos para que no lo soltaran hasta que pagara lo que debía.

Pues lo mismo hará mi Padre celestial con ustedes si cada cual no perdona de corazón a su hermano”. Cuando Jesús terminó de hablar, salió de Galilea y fue a la región de Judea que queda al otro lado del Jordán. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Esta página evangélica nos recuerda que la corrección y el perdón fraterno -que son aspectos fundamentales en la vida de la comunidad cristiana- requieren una gran atención y sensibilidad.

Todo creyente tiene el deber de corregir a su hermano cuando se equivoca, del mismo modo que todos tienen el derecho de ser perdonados cuando se equivocan.

Por desgracia, vivimos en una sociedad que está olvidando qué es el perdón. Y eso sucede porque ha olvidado primero la deuda del amor mutuo que nos pide el Señor. En un mundo interdependiente y al mismo tiempo competitivo, como el mundo en el que vivimos, hay que aprender que para ser realmente libre y para construir una sociedad digna, tenemos que hacernos esclavos del amor los unos por los otros.

El respeto de los derechos de todo hombre y toda mujer pasa porque todos asumamos un único e imprescindible deber: respetar el derecho del otro a ser amado. La imagen más clara de esta convivencia la encontramos en la unidad de los discípulos que rezan juntos.

Jesús les dice: «Les aseguro también que si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos». El acuerdo de los discípulos para pedir alguna cosa, sea cual sea, vincula a Dios mismo a concederla. Indica que la concordia en la oración, el acuerdo en una única voluntad constituye un poder inmenso.

Si nuestras oraciones no son escuchadas tenemos que preguntamos cómo oramos: quizás de modo perezoso, sin amor ni preocupación por los problemas y las angustias de toda la comunidad, del mundo que nos rodea. ¡Hay tanta gente que espera la caridad de una oración que nadie concede!

Con gran sabiduría espiritual Juan Pablo II hablaba de su oración asociada a la «geografía», es decir, a los distintos lugares o a las distintas situaciones de sufrimiento de los que tenía conocimiento. También nosotros podemos hacer lo mismo.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 315-316.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: