Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

No es lo que entra por la boca lo que mancha al hombre

0
fariseos 3Tiempo Ordinario

Martes de la XVIII semana

Textos

Del evangelio según san 

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos escribas y unos fariseos venidos de Jerusalén y le preguntaron:” ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de nuestros mayores y no se lavan las manos antes de comer?” Jesús llamó entonces a la gente y le dijo: “Escuchen y traten de comprender. No es lo que entra por la boca lo que mancha al hombre; lo que sale de la boca, eso es lo que mancha al hombre”. Se le acercaron entonces los discípulos y le dijeron:” ¿Sabes que los fariseos se han escandalizado de tus palabras?” Jesús les respondió:” Las plantas que no haya plantado mi Padre celestial, serán arrancadas de raíz. Déjenlos; son ciegos que guían a otros ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en un hoyo”. Palabra del Señor.

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

La vivencia de nuestra fe ha de evitar dos extremos. Por una parte, la actitud de quien vive un rigorismo donde se pone el acento en las formas, los ritos. El “cumplir por cumplir”, olvidando el espíritu del evangelio. Por otra parte, está la de quienes viven su fe desde una anarquía donde no cabe ninguna forma, ninguna ley. Entre estos extremos está la vivencia equilibrada de la fe.

Jesús nos recuerda hoy que no vale la pena vivir para “cumplir” ritos, costumbres, tradiciones, dejando de lado el espíritu, cuando esto sucede la vida se seca, se vuelve raquítica y quien la vive así es incapaz de dar vida.

El contexto es, una vez más, el enfrentamiento con los “fariseos y algunos maestros de ley venidos de Jerusalén”. El origen de la polémica está en el hecho de que los discípulos no practican las abluciones rituales.

Los fariseos estaban preocupados con los rituales de su tiempo, y consideraban muy poco a los que no los cumplían. También puede suceder esto en nuestro tiempo: que las personas se enfoquen en lo que ellos comen, lo que consumen, y piensen muy poco en los que viven de forma diferente. Jesús presta atención a las palabras y a los trabajos. Él está menos interesado en cómo funciona el cuerpo, que en cómo está formado el corazón.

Jesús ahonda en lo que suele haber detrás de muchas posturas de estos “entendidos” de la ley. Han sustituido el mandato del Señor por costumbres y tradiciones humanas, que, con frecuencia, dejan de lado el espíritu que debe estar más allá de esas costumbres.

La actitud de Jesús es la de quien ha venido a poner orden en la relación con Dios. Y en esa relación lo que ha de primar es la interioridad de las personas; ese núcleo donde predomina la verdad de lo que realmente somos. Desde ahí han de surgir los gestos, los ritos, que vienen a expresar lo que hay de verdad en las personas. Ahí comienza la verdadera actitud religiosa del cristiano, del interior. Las formas, aunque importantes, ocupan siempre un segundo lugar porque son solo eso: formas, maneras de expresar lo que hay en el corazón.

En este mundo nuestro tan crítico con lo religioso es bueno no perder de vista esta realidad. Los hombres deben ver en nosotros fidelidad a lo importante, sin convertir lo secundario en lo fundamental.

Jesús siempre nos está llamando a buscar el significado más profundo de las reglas y prácticas. Nos desafía: “es lo que sale de la boca lo que ensucia”. Qué fácil es hablar sin pensar, y no darse cuenta del dolor y las heridas que eso puede causar en otras personas. Nuestras palabras tienen poder  tanto para restaurar como para destruir.

Son duras estas palabras de Jesús sobre los fariseos, que eran, de todos modos, los que defendían la religión y la Ley. No eran “malas personas”. De alguna manera eran rectos. Pero Jesús siempre parece mirar más allá de la gente – mira a los corazones. Observa si nosotros cuidamos lo que Dios planta en nosotros: amor, compasión, apertura y unión con Él.

 

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 306.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: