Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

El sembrador de la buena semilla es el Hijo del hombre

0
trigo y cizaña 2 Tiempo Ordinario

Martes de la XVII semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo (13, 36-43)

En aquel tiempo, Jesús despidió a la multitud y se fue a su casa.

Entonces se le acercaron sus discípulos y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña sembrada en el campo”.

Jesús les contestó: “El sembrador de la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del demonio; el enemigo que la siembra es el demonio; el tiempo de la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

Y así como recogen la cizaña y la queman en el fuego, así sucederá al fin del mundo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles para que arranquen de su Reino a todos los que inducen a otros al pecado y a todos los malvados, y los arrojen en el horno encendido.

Allí será el llanto y la desesperación.

Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

En el evangelio de hoy, encontramos la explicación de la parábola del trigo y la cizaña.

Jesús usa la imagen del campo para explicar tanto la presencia del bien como la del mal en el mundo y para ilustrar cómo esas fuerzas se manifestarán al final de los tiempos.

La buena semilla es plantada por Jesús, quien por su luz y amor nos ayuda a crecer y a florecer, de manera que podamos producir una buena cosecha y brillar como el sol en el reino celestial.

Jesús explica a los discípulos que la semilla buena y la cizaña crecen juntas y se separan en la cosecha. La semilla buena sirve para la vida, la semilla mala la destruye. Al discípulo toca discernir antes de juzgar y decidirse a ser semilla buena y no cizaña.

En cada uno de nosotros las fortalezas y debilidades de nuestra personalidad están juntas, así como nuestras bondades y flaquezas. Dios nos ve completos, como somos y así nos acepta; mira el campo total y, por supuesto, espera cosechar la semilla buena.

En los evangelios la imagen predominante de Dios que Jesús nos muestra es la de la misericordia, que no nos rechaza por nuestra debilidad o pecado, por el contrario, se acerca, ve la bondad de nuestro corazón y viene a nuestro encuentro, como el padre del hijo pródigo.

En nuestra oración, ofrezcamos a Dios el bien qué hay en nosotros y el bien que hacemos a los demás  para que lo fortalezca; presentémosle también lo que es débil y frágil para que lo sane.

Demos gracias por los frutos de la fe y por la bondad que Jesús infunde en nuestrai vida. Reconozcamos en su presencia cualquier debilidad que nos impida florecer como hijos o hijas de Dios, y a la luz de su gran amor por nosotros pidámosle que nos perdone.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: