Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Digan simplemente sí, cuando es sí; y no, cuando es no

0

Si cuando es si

Tiempo Ordinario

Sábado de la X Semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo (5, 33-37)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No jurarás en falso y le cumplirás al Señor lo que le hayas prometido con juramento. Pero yo les digo: No juren de ninguna manera, ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es donde él pone los pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del gran Rey.

Tampoco jures por tu cabeza, porque no puedes hacer blanco o negro uno solo de tus cabellos. Digan simplemente sí, cuando es sí; y no, cuando es no.

Lo que se diga de más, viene del maligno”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

Seguimos en la concreción del estilo de vida de los discípulos que quieren orientar su vida en la dinámica de las bienaventuranzas, toca el turno a la palabra, no es fácil sostener la palabra dada, particularmente la palabra que hace “promesas” dentro de una relación: sea con Dios, sea en la vida conyugal, sea en el ámbito comunitario o social.

Por eso Jesús dedica la siguiente escuela de valores al delicado ámbito de la comunicación verbal: la consistencia o inconsistencia de las palabras.

Una buena relación depende de una buena comunicación, sobre todo a niveles profundos. En cualquier relación el engaño sienta malos precedentes. Se requiere “veracidad”, de ella depende la confiabilidad de una persona y en la confianza se juega el todo por el todo del amor. De ahí que la palabra confiable de una persona sea como la base de un castillo de naipes, si falta o colapsa todo se viene abajo.

En el mundo hebreo, para que una persona fuera “creíble” tenía que jurar que decía la verdad. Por eso, poco a poco se fue generalizando el hábito de jurar prácticamente por todo. El mandamiento del decálogo lo que prohibía no era el juramento sino “tomar en falso el nombre de Yahvé”, es decir, colocar a Dios como testigo de una mentira.

Lo importante era colocar a Dios, lo más grande que puede haber, como garante de la verdad. Como lo describe el evangelio, para no pronunciar el nombre de Dios, se lo representaba con figuras simbolices tales como jurar por el cielo, por el Templo, por Jerusalén, etc. El complejo mundo de la normativa rabínica le gastaba tiempo a esas cosas con reglamentaciones.

Puesto que un discípulo del Reino es un hombre nuevo, un signo de lo diferencia la señala Jesús al pedirle que vaya más allá del “No jurarás en falso”, absteniéndose de jurar.

El discípulo de Jesús no tiene necesidad de basar su credibilidad en un juramento; su palabra es siempre verdadera, se sostiene sola; por ser discípulo del Reino su palabra brota de la pureza de su corazón, sin doble intención; con transparencia, sin ocultar nada; no necesita mentir para defender intereses, ni necesita apoyar lo que dice con juramento, porque su palabra siempre dice la verdad.

En primer lugar el discípulo es transparente ante Dios; el hombre no puede por cuenta propia cambiar ni uno sólo de sus cabello por que su vida permanece ante Dios tal como es; no hay necesidad de jurarle nada a un Dios que nos conoce a fondo. La Palabra del discípulo debe ser talmente veraz que una vez pronunciada no necesita verificaciones.

Cuando el hombre se dirige a Dios y lo invoca como testigo, debe ser absolutamente sincero y honesto, pues de lo contrario lleva a cabo una acción injuriosa. Nuestras palabras tienen un peso; por eso no deben ser vanas o ambiguas.

Un característica importante del discípulo que se desprende de esta enseñaza es que se caracteriza por ser “creíble” por tanto, confiable, con la aptitud básica para establecer relaciones consistentes con Dios y con las personas en distintos ámbitos, el conyugal y los que entretejen la vida social y comunitaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: