Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

El que viene a mí no tendrá hambre

0

Pan de Vida 3

Miércoles de la III semana de pascua

Textos

† Del evangelio según san Juan (6, 35-40)

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “Yo soy el pan de la vida.

El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed. Pero como ya les he dicho: me han visto y no creen.

Todo aquel que me da el Padre viene hacia mí; y al que viene a mí yo no lo echaré fuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

Y la voluntad del que me envió es que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el último día.

La voluntad de mi Padre consiste en que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y yo lo resucite en el último día”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

El pasaje del evangelio que leimos ayer concluía con una de las expresiones consideradas entre las más bellas de toda la Biblia, “Yo soy el pan que da la vida:  quien viene a mí no pasará hambre,  quien cree en mí nunca tendrá sed”, con las que inicia el pasaje que leemos este día.

Nos encontramos con el primer «Yo  soy» que antecede a una preciosa secuencia de imágenes con las que se identifica Jesús en el evangelio de Juan: «Yo soy la luz  del mundo», «…el buen pastor», «…el camino, la verdad y  la vida», «…la vid y vosotros los sarmientos».

Con la expresión «Yo Soy», Jesús nos remite a la revelación de Dios a Moisés en el monte Horeb; en aquella ocasión, Dios le reveló su nombre: “Yo soy el que soy”; definiéndose a sí mismo esencialmente por el hecho de estar presente en medio de su pueblo.

Adjudicándose el «Yo soy», Jesús dice que en Él Dios se hace presente entre nosotros, por nosotros y para nosotros. Jesús en persona es la nueva y definitiva forma de la presencia de Dios, cuya misión es no sólo ser protección y guía, sino sobre todo ser comunión personal de vida. Jesús no quiere darnos solamente pan, sino también la comunión personal de vida con Dios para siempre.

¿Por qué Jesús se compara con el pan? Porque el pan -que es una manera de referirse al alimento en general- es imprescindible para vivir. La relación que una persona tiene con el alimento no es opcional, es vital. No podemos decir sin más que viviremos sin comer; dependemos del alimento en forma irrenunciable, pues es básico para nuestra existencia, para nuestra vida.

En un primer nivel de comprensión, Jesús nos está diciendo que así como el alimento es necesario para la vida, Él es necesario para nosotros. Hay que buscar a Jesús con la misma motivación con que buscamos el pan de cada día. ¡Jesús  debe ser para nosotros una necesidad vital!

Pero todavía hay más. Jesús es pan que “da la vida”; se trata de algo más que sobrevivir; la vida verdadera es la nueva relación con Dios, esa relación de amor y confianza que se realiza en la amistad con Jesús. Esta comunión de amor es la verdadera vida, la existencia plena; de ahí que sin Jesús podemos sobrevivir satisfaciendo las necesidades básicas y con Jesús podemos vivir en plenitud.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: