Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Dios le ha concedido sin medida su Espíritu.

0

Nicodemo 4Jueves de la II semana de pascua

Textos

† Del evangelio según san Juan (3, 31-36)

El que viene de lo alto está por encima de todos; pero el que viene de la tierra pertenece a la tierra y habla de las cosas de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. Da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz. Aquel a quien Dios envió habla las palabras de Dios, porque Dios le ha concedido sin medida su Espíritu.

El Padre ama a su Hijo y todo lo ha puesto en sus manos. El que cree en el Hijo tiene vida eterna. Pero el que es rebelde al Hijo no verá la vida, porque la cólera divina perdura en contra de él”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje

El texto de hoy nos habla de la validez y de la autoridad que tiene la enseñanza que Jesús le ha dado a Nicodemo.

Se trata de una invitación a la  obediencia a las Palabras de Jesús: ¡Cree en el Hijo para que tengas la vida  eterna! La autoridad de Jesús para hablar de Dios se fundamenta en tres realidades:

La primera, porque viene del cielo: “el que viene de arriba está por encima de todos”. Jesús procede de la comunión eterna en el seno del Padre y ha venido al  mundo para “darnos a conocer” lo que ha vivido en esa amorosa intimidad; es testigo directo de lo que enseña. Él no es como los demás  maestros de la tierra que transmiten lo que a su vez han recibido por medios  escolares. Por venir del cielo, Jesús “da testimonio de lo que ha visto y oído”.

La segunda:  Dios lo ha ungido con su Espíritu Santo: “el que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz; porque aquel a quien Dios ha  enviado habla las palabras de Dios, porque da el Espíritu sin medida”.

La tercera: Dios dio a su Hijo esta responsabilidad: “el Padre ama al Hijo y ha  puesto todo en su mano”.  Detrás del amor del Padre al Hijo, está también el amor a la humanidad.  Por lo tanto hay que aceptar el mensaje-testimonio de Jesús. No hay excusas  para no hacerlo.

Jesús no vino al mundo para afirmarse a sí mismo ni para realizar proyectos personales, como solemos hacer nosotros. Jesús vino del cielo para comunicarnos «las palabras de Dios» y para darnos «el Espíritu sin medida».

La enseñanza de Jesús tiene validez y ésta se constata en su eficacia: “el que acepta su testimonio certifica  que Dios es veraz”. Jesús es la “verdad” de Dios encañada. Nuestra responsabilidad es grande: aceptar a Jesús es entrar enseguida en las relaciones con Dios que nos llevan a la participación plena de su vida. No  hacer esto es auto-juzgarnos y excluirnos de la vida.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: