Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Al que mucho se le da, se le exigirá mucho

0

Jesís

Tiempo Ordinario

Miércoles de la XXIX semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (12, 39-48)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Fíjense en esto: Si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. Pues también ustedes estén preparados, porque a la hora en que menos lo piensen, vendrá el Hijo del hombre”.

Entonces Pedro le preguntó a Jesús: “¿Dices esta parábola sólo por nosotros o por todos?” El Señor le respondió: “Supongan que un administrador, puesto por su amo al frente de la servidumbre con el encargo de repartirles a su tiempo los alimentos, se porta con fidelidad y prudencia.

Dichoso ese siervo, si el amo, a su llegada, lo encuentra cumpliendo con su deber. Yo les aseguro que lo pondrá al frente de todo lo que tiene.

Pero si ese siervo piensa: ‘Mi amo tardará en llegar’ y empieza a maltratar a los otros siervos y siervas, a comer, a beber ya embriagarse, el día menos pensado y a la hora más inesperada llegará su amo y lo castigará severamente y le hará correr la misma suerte de los desleales.

El siervo que conociendo la voluntad de su amo, no haya preparado ni hecho lo que debía, recibirá muchos azotes; pero el que, sin conocerla, haya hecho algo digno de castigo, recibirá pocos. Al que mucho se le da, se le exigirá mucho; y al que mucho se le confía, se le exigirá mucho más”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El discípulo no gasta sus días para acumular bienes, vive su vida esperando al Señor y su reino. El Evangelio aclara esta perspectiva con la parábola del administrador al que se confía una casa cuando parte su señor. El administrador, pensando que el señor tardaría, se puso a golpear a los criados y a las criadas, a comer, a beber y a emborracharse. Es una escena que a primera vista parece exagerada. No obstante, en realidad describe una situación más bien frecuente.

En el fondo, las numerosas injusticias y los miles de pequeñas maldades de cada día que hacen la vida más difícil para todos nacen de esta actitud difusa, es decir, de nacen cuando decidimos comportamos de como pequeños señores malos con los demás, pensando con un comportamiento miope que nosotros nunca tendremos que rendir cuentas a nadie. El hombre piensa que puede permitírselo todo, como la violencia, los abusos, las guerras, porque el horizonte de la vida no va más allá de él mismo.

Por eso el pasaje del Evangelio nos propone que estemos despiertos: «dichoso ese siervo, si el amo, a su llegada, lo encuentra cumpliendo con su deber». Está despierto aquel que espera a otro, aquel que considera que la vida no termina en los límites de sus intereses o de lo que puede o no puede hacer, ni en los límites establecidos por sus pensamientos, por su cuerpo, por lo que siente.

En el mundo en el que vivimos estamos llamados a dar testimonio de que cada día se alimenta de esperanza y de que la vida de cada uno es un regalo, un talento del que se nos pedirán cuentas.

Está escrito: «al que mucho se le da, se le exigirá mucho». A los cristianos se nos ha dado muchísimo: se nos ha dado la Iglesia como madre y maestra, aquella familia en la que cada día el Señor nos alimenta, nos hace vivir y nos comunica su Espíritu. Sí, «al que mucho se le confía, se le exigirá mucho más».

Muchos santos, pensando en la vigilancia, dijeron: «tengo que vivir cada día como si fuera el último». Si todos viviéramos cada día como si fuera el último, nuestra vida tendría un tono distinto, sería mucho más humana y hermosa, más plena y más rica, más verdadera, menos aburrida, menos desesperada. En definitiva, sería más vida.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 392-393.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: