Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Dichosos los que escuchan la palabra de Dios

0

discipulos 2.jpgTiempo Ordinario

Sábado de la XXVII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (11, 27-28)

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la multitud, una mujer del pueblo, gritando, le dijo: “¡Dichosa la mujer que te llevó en su seno y cuyos pechos te amamantaron!” Pero Jesús le respondió: “Dichosos todavía más los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Jesús, como vemos a menudo en los Evangelios, está hablando con la gente, enseñándoles el camino que deben seguir para salvarse. Como solía pasar, todos se maravillaban por las palabras que salían de su boca. En otra parte del Evangelio se destaca que Jesús «les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas».

El estupor por aquella predicación hizo que una mujer que estaba en la muchedumbre exclamara: «¡Dichosa la mujer que te llevó en su seno y cuyos pechos te amamantaron!». Aquella mujer que en medio de la muchedumbre alabó a María quería expresar admiración por Jesús. No obstante, también manifestaba la manera de pensar del mundo, según la cual todo pasa de manera natural.

Es una tentación que se insinúa con gran facilidad también entre nosotros: es fácil creer que todo depende del carácter, de las condiciones sociales, en definitiva, de nuestra naturaleza, de nuestras capacidades, de los medios de los que disponemos. No es así. Y Jesús corrige a aquella mujer.

La verdadera dicha -afirma Jesús- no consiste en dejarse guiar por la espontaneidad, por los instintos o por las inclinaciones naturales o por el carácter de cada uno, sino más bien por la capacidad de escuchar la Palabra de Dios. Por eso le dice a la mujer: «Dichosos todavía más los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica». Y de ese modo manifiesta la verdadera dicha de María, su madre.

Ella, efectivamente, habiendo escuchado la Palabra de Dios que le había comunicado el ángel, pudo participar en el gran designio de amor de Dios sobre el mundo como Madre del Hijo. Paradójicamente, si María no hubiera dado su consentimiento, Dios habría tenido que elegir otro camino para salvar a los hombres. Es el extraordinario -y también terrible- misterio de un amor que acepta el riesgo de la libertad humana.

El amor de Dios se ha ligado al riesgo de las libertades humanas. Además, no hay amor si no hay también libertad tanto al ofrecerlo como al aceptarlo. Quien acepta el amor que Dios ofrece gratuitamente, entra en el designio de salvación de Dios. Por eso debemos redescubrir el primado de escuchar en nuestra vida de creyentes.

La Palabra del Señor no nace de la sabiduría del mundo. Es más bien ella, la que genera una nueva sabiduría, que sana la vida enferma, da la paz y convierte los corazones . Sí, escuchar y vivir la palabra nos convierte en hijos de Dios y hermanos no solo entre nosotros sino de todos los hombres y las mujeres.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 379-380.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: