Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Ella se levantó enseguida y se puso a servirles

0

curación suegra

Tiempo Ordinario

Miércoles de la XXII semana

Textos

† Del evangelio según san Lucas (4, 38-44)

En aquel tiempo, Jesús salió de la sinagoga y entró en la casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron a Jesús que hiciera algo por ella. Jesús, de pie junto a ella, mandó con energía a la fiebre, y la fiebre desapareció.

Ella se levantó enseguida y se puso a servirles.

Al meterse el sol, todos los que tenían enfermos se los llevaron a Jesús y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los fue curando de sus enfermedades.

De muchos de ellos salían también demonios que gritaban: “¡Tú eres el Hijo de Dios!” Pero él les ordenaba enérgicamente que se callaran, porque sabían que él era el Mesías.

Al día siguiente se fue a un lugar solitario y la gente lo andaba buscando. Cuando lo encontraron, quisieron retenerlo, para que no se alejara de ellos; pero él les dijo: “También tengo que anunciarles el Reino de Dios a las otras ciudades, pues para eso he sido enviado”. Y se fue a predicar en las sinagogas de Judea. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Jesús entró a la casa de Simón. Allí le presentaron de inmediato a la suegra del apóstol, que yacía en la cama, aquejada de una enfermedad. El Maestro se inclinó sobre ella y conminó a la fiebre para que la abandonara. La fiebre, escribe el evangelista, la dejó y la anciana, de inmediato, se puso a servirles. En ella vemos a los muchos ancianos que hoy se ven envueltos por la indiferencia y la maldad, y que se ven obligados a permanecer presos de la enfermedad. La vejez no es una naufragio, no es una derrota. Si es acogida y recibe ayuda, puede ser un tiempo de nueva vitalidad. Solo hay que pensar en el tiempo para la oración, que puede ser una vocación nueva por descubrir en los últimos años de la vida.

El evangelista nos hace suponer que Jesús se quedó en aquella casa hasta el final del día, y luego indica que todos los que tenían enfermos los llevaron delante de la puerta de aquella casa. La casa de Simçón, que ya era también casa de Jesús, se había convertido en un punto de referencia para la gente de aquella ciudad, para llevar a los débiles, a los pobres y a los enfermos. Todos iban a llamar a aquella puerta, con la certeza de que iban a ser escuchados. Pero allí donde se produce, la comunidad cristiana revive la misma alegría de los discípulos al ver a hombres y mujeres curados por la fuerza del Evangelio del amor.

Los milagros se producen de muchos modos, y no solo en el cuerpo. En los Evangelios, aunque solo se describen treinta y cinco, a menudo se habla de «milagros, prodigios y señales» realizados por Jesús. Eran la demostración visible de la llegada entre nosotros del Reino de los Cielos, el nuevo mundo que inauguraba Jesús, donde reinaba el amor, la justicia, la paz, la felicidad y el bienestar para todos. Jesús entrega este poder de hacer milagros y de edificar un mundo nuevo a los discípulos de todos los tiempos. También a nosotros.

Lucas nos dice de dónde proviene la fuerza para hacer milagros y transformar el mundo: «Al hacerse de día salió y se fue a un lugar solitario» para rezar. De ahí provenía la fuerza de Jesús. Es una gran enseñanza para cada uno de nosotros. Dirigir al alba del día nuestra oración al Señor significa orientar el día y recibir de Dios la fuerza para testimoniar su amor. Jesús nos llevará con él a comunicar el Evangelio por todo el mundo.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 336-337.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: