Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Escuchen lo que significa la parábola del sembrador

0
jesús y sus discípulos 8 Tiempo Ordinario

Viernes de la XVI semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo (13, 18-23)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Escuchen ustedes lo que significa la parábola del sembrador. A todo hombre que oye la palabra del Reino y no la entiende, le llega el diablo y le arrebata lo sembrado en su corazón. Esto es lo que significan los granos que cayeron a lo largo del camino.

Lo sembrado sobre terreno pedregoso significa al que oye la palabra y la acepta inmediatamente con alegría; pero, como es inconstante, no la deja echar raíces, y apenas le viene una tribulación o una persecución por causa de la palabra, sucumbe.

Lo sembrado entre los espinos representa a aquel que oye la palabra, pero las preocupaciones de la vida y la seducción de las riquezas, la sofocan y queda sin fruto.

En cambio, lo sembrado en tierra buena, representa a quienes oyen la palabra, la entienden y dan fruto; unos, el ciento por uno; otros, el sesenta; y otros, el treinta”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

El pasaje evangélico reproduce la explicación de la parábola del sembrador que el mismo Jesús hizo a sus discípulos. El sembrador tira abundantemente las semillas que son la «palabra del Reino», aclara Jesús. Pero solo las semillas que caen sobre tierra buena dan un fruto abundante.

Las semillas que caen en el camino son arrebatadas por el Maligno, dice Jesús. Es lo que le pasa a quien escucha pero no comprende, recibe pero no deja que cale el mensaje evangélico. Por otra parte están las semillas que caen en un terreno rocoso. Ese el caso de quien tiene buena voluntad por escuchar pero luego deja que las dificultades, las tribulaciones y la inconstancia le superen. También hay semillas que caen entre abrojos: estos escuchan pero las preocupaciones mundanas y la riqueza prevalecen sobre la fuerza de las semillas.

Por último está la tierra buena que escucha y sabe hacer que el Evangelio dé fruto. Jesús no dice quién es el sembrador, aunque es evidente que se trata de él mismo. Es suya, y no nuestra ni de otros, la generosidad mostrada al tirar las semillas. No elige antes el terreno en el que tirará las semillas. Parece que muestre confianza también hacia aquellos terrenos que son más un camino o un lugar pedregoso que un lugar arado Y disponible.

Para el sembrador todos los terrenos son importantes. y el terreno es el corazón de los hombres. Y quizás deberíamos considerar que nuestro corazón no está para siempre en uno u otro terreno. A veces nuestro corazón es como un camino pedregoso, o inconsistente, o incluso lleno de abrojos, mientras que otras veces es una tierra buena. El Señor nos pide que seamos tierra buena y acogedora. También nos pide que le ayudemos a sembrar por todas partes. Por eso ruega al Padre que envíe obreros a su viña; en este caso, que envíe sembradores a los incontables terrenos de este mundo nuestro.

Jesús nos pide que tengamos su misma generosidad cuando sembramos. En cualquier caso las semillas no son nuestras, sino que nos las da el Señor: es el Evangelio.

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 293-294.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: