Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

Por sus frutos los conocerán

0
frutosTiempo Ordinario

Miércoles de la XII semana

Textos

† Del evangelio según san Mateo (7, 15-20)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuidado con los falsos profetas, Se acercan a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? Todo árbol bueno da frutos buenos y el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos.

Todo árbol que no produce frutos buenos es cortado y arrojado al fuego. Así que por sus frutos los conocerán”. Palabra del Señor.

Fondo Musical: P. Martin Alejandro Arceo Álvarez

Descargar los textos en PDF

Mensaje[1]

Jesús previene del peligro de dejarse atraer por los falsos profetas, es decir, aquellas personas o aquel modo de vivir que parece más fácil e inmediato, pero que en realidad roba la vida como un lobo rapaz. Los lobos, como es sabido, son los enemigos mortales de las ovejas. Pero aquí Jesús añade un matiz: estos lobos no se presentan con su ferocidad, sino que se disfrazan de corderos, es decir, se mezclan con semblantes familiares para poder devorar y destruir con mayor facilidad el rebaño. Sin posibilidad de escapatoria.

Jesús tiene presente el comportamiento de los fariseos y advierte a sus discípulos para que procuren no imitarles. Nosotros podemos hablar de fariseísmo, es decir, una manera exterior de vivir la fe o incluso de amoldarse a la mentalidad del mundo que hace que los cristianos vivan a menudo con una actitud fuertemente individualista. Es un cristianismo en el que la misericordia es rara, en el que el amor es solo para uno mismo, en el que la pasión por cambiar el mundo queda atenuada, en el que la gratuidad hacia los demás queda suplantada por la primacía de los intereses de uno mismo, en el que el sueño de un mundo de justicia y de paz queda bloqueado por la resignación y el pensar solo en uno mismo.

Fácilmente nos dejamos seducir por la resignada vida «normal». Y no debemos olvidar que las tentaciones -todas- se presentan siempre de manera halagüeña y razonable. Por eso atraen fácilmente. Pero ¿cómo podemos desenmascarar a los lobos disfrazados de corderos? Jesús indica un criterio infalible cuando dice: «Por sus frutos los conocerán». Todos aquellos pensamientos y aquellas sugerencias que vuelven mezquino el corazón y la vida, que hacen que la vida no dé frutos buenos para uno mismo y para los demás son falsas profecías.

El ejemplo del árbol que da frutos buenos y del que da frutos malos nos recuerda la unidad entre ser y hacer. El espíritu fariseo prolifera en la división entre estas dos dimensiones. El apóstol Pablo enumera las obras que nacen de aquel que se deja guiar por la «carne»: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, ambición, divisiones, disensiones, rivalidades, borracheras, comilonas y cosas semejantes. Y a continuación indica lo que brota del hombre espiritual: amor, alegría, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, fidelidad, humildad y dominio de uno mismo. Y concluye: «Si vivimos por el Espíritu, sigamos también al Espíritu» (Gal 5, 19-26).

 

[1] V. Paglia – Comunidad de Sant’Egidio, La palabra de Dios cada día, 2018, 260-261.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: