Ecos de la Palabra

Textos bíblicos, comentarios y reflexiones pastorales

La tentación: endiosarnos

0

I Domingo Cuaresma – Ciclo A

Génesis 2, 7-9; 3, 1-7

Salmo 50

Romanos 5, 12-19

Mateo 4, 1-11

1CuaAEl itinerario cuaresmal nos prepara a la celebración de la Pascua, de la que nosotros participamos por nuestro bautismo. La pedagogía de la Iglesia dedica este tiempo a la renovación de la vocación bautismal que de manera ritual se hace en la vigilia pascual diciendo ¡NO! a satanás y ¡SÍ! a Dios.

Este primer domingo de cuaresma contemplamos nuestra vocación de hijos de Dios a la luz de las tentaciones de Jesús en el desierto, para reconocer en nuestra vida el sutil engaño del enemigo que quiere desfigurar en nosotros la imagen de Dios, apartarnos de su voluntad a través de un proceso ‘des-estructurador’ de nuestra condición de ‘hijos de Dios’ cuya dinámica va de la autosuficiencia al endiosamiento pasando por la idolatría.  Recordemos la tentación original, la de Adán y Eva, que seducidos por la serpiente que les dijo «seréis como dioses» traspasaron el umbral de sus límites ante la posibilidad que les presentó el enemigo de conocer, definir y determinar el bien y el mal.

No olvidemos que el evangelista Mateo tiene delante de si una comunidad en la que se encuentran discípulos procedentes del judaísmo. Esto nos ayuda a entender la composición de lugar de la escena de las tentaciones que tiene resonancias del Éxodo, presentando a Jesús en paralelo con Moisés. La escena se sitúa en el desierto, escenario del éxodo, 40 días y cuarenta noches, que recuerdan los 40 años de Israel en el desierto y la tentación, ante la que sucumbió, de desconfiar de Dios, cayendo en la idolatría.

Nos ayuda no perder de vista otro detalle. La escena de las tentaciones se coloca en el evangelio después de la del bautismo. Hay un contraste de escenarios. El bautismo se realiza en medio de un río y entre una multitud, se infiere el verdor y la frescura del lugar, la algarabía y el rumor de las voces de quienes allí se encuentran. En ese contexto Jesús tiene plena conciencia de ser el «Hijo amado» de Dios. La siguiente escena, la que hoy contemplamos, se ubica en el desierto, lugar de soledad y de silencio, de peligro y tentación, de miedo e inseguridad, pero que también es lugar en el que Dios se manifiesta providente, amoroso y protector.

Saquemos de aquí una primera idea provechosa para nuestra experiencia cuaresmal. Entendámosla como una experiencia de desierto a la que nos conduce el Espíritu para renovarnos en el amor primero; para renovarnos en el amor de Dios que en Jesucristo, por medio del bautismo, nos ha hecho hijos amados suyos. Es una oportunidad de renovar nuestra identidad más profunda que muchas veces se ve confundida por los oropeles de este mundo, por el frenesí de la vida diaria, por el anonimato en el que escondemos nuestra existencia o por las ansias locas de dominio de los demás y de la historia para engrandecer nuestra pequeñez.

Vayamos ahora a las tentaciones:

La primera tentación: «Si tú eres el Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes». Después del ayuno el Señor sintió hambre y en esa circunstancia el tentador se le presentó retándolo para que demostrara su condición de Hijo de Dios a través de un milagro: convertir las piedras en pan.

Esta tentación, se presenta en medio de la fragilidad de una necesidad básica no satisfecha y representa la tentación que en esta circunstancia cualquier hombre y mujer puede experimentar de llegar a ser autosuficiente, de poner al propio servicio las cualidades que Dios ha dado, de concentrar la vida y los esfuerzos de cada día en la satisfacción de las necesidades materiales excluyendo a los demás de la propia vida.

Jesús responde con la fuerza de la Palabra: «No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios». La negativa de Jesús expresa que no es beneficio propio que él realiza su misión sino en función de la realización de la voluntad de Dios, expresada esta en la Santa Escritura.

Aprendemos del Señor que no podemos encontrar en la satisfacción de las necesidades básicas la justificación de la autosuficiencia. Esto encierra a la persona en si misma, le hace olvidar que lo que se le ha dado es para compartirlo, que necesita de los demás y hay en nosotros una realidad trascendente a la que nos remite cada experiencia, como es el caso del ayuno, que nos hacer recordar que además del pan de cada día hemos de alimentarnos también con la Palabra de Dios que nos ayuda a trascendernos a nosotros mismos al obedecer la voluntad divina.

 La segunda tentación. «Si eres el Hijo de Dios, échate para abajo, porque está escrito: Mandará a sus ángeles que te cuiden y ellos te tomarán en sus manos, para que no tropiece tu pie en piedra alguna». El tentador quiere engañar a Jesús, aduciendo nuevamente su condición de Hijo, ahora para que manipule a Dios en favor suyo. Le propone un espectáculo, tirase del pináculo del templo, para que Dios, fiel a su Palabra, lo salve de manera espectacular.

El enemigo es astuto, pretende interpretar la Escritura que dice en el Salmo 91: «en sus manos [los ángeles} te llevarán», manipulando el texto para conseguir su propósito. La tentación ya no se ubica en una necesidad básica, sino en el conocimiento; pretende engañar proponiendo una lectura errónea de la Escritura. En la diferencia que hay entre lo que dice el texto, la letra y su sentido, es decir, cómo hay que interpretarla, está el núcleo de esta tentación.1CuaA 2

Es verdad que Dios es bondadoso y asegura su protección, pero esto no quiere decir que haya que tomar al pie de la letra sus palabras y poner a prueba la bondad y providencia divina mediante actos suicidas o temerarios. La respuesta de Jesús es muy inteligente. No discute con el tentador, no dialoga con la tentación, hacerlo supondría enredarse en un juego interminable de palabras, argumentos y justificaciones. La respuesta se basa en la Palabra, es simple: «También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios». Jesús responde nuevamente con la fuerza de la Palabra. Dios no es un títere, en el fondo de esta tentación está la pretensión de estar por encima de Dios. A Dios se le obedece, no se le ponen pruebas.

La tercera tentación. «Luego lo llevó el diablo a un monte muy alto y desde ahí le hizo ver la grandeza de todos los reinos del mundo y le dijo: “Te daré todo esto, si te postras y me adoras”».  Si en la anterior tentación, el diablo quiso poner en duda el señorío de Dios pretendiendo ponerlo a prueba ahora propone su reemplazo y él mismo se ofrece para ocupar su lugar.

Detrás de la tentación está la idolatría, que tiene como centro el la ambición de poder y el afán de tener que llevan a la persona al endiosamiento de si misma. La respuesta de Jesús es definitiva «Retírate, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y a él sólo servirás» Nuevamente con la fuerza de la Palabra, Jesús manifiesta ante el tentador que Él ha optado por Dios, que en Él esta puesta su confianza y que sólo a Él se debe el culto de adoración.

Encontramos en la respuesta de Jesús un criterio importante para la revisión de vida. ¿A qué le rendimos culto? ¿a qué dedicamos nuestro tiempo, energía, vida y pensamiento? ¿a una realidad creada? Si confiamos más en el saber, en el poder, y en el tener que en Dios, si pretendemos que el mundo gire alrededor nuestro, es probable que hayamos olvidado que el culto de adoración sólo es para Dios y que confundidos por el enemigo hayamos caído en sus redes. Es precisamente lo que quiere el enemigo malo, confundirnos, hacernos perder nuestro centro, la conciencia de nuestra identidad más profunda y de nuestra vocación humana y cristiana, buscando que nos rebelemos a nuestra condición de criaturas, que renunciemos a obedecer a Dios, que lo consideremos irrelevante y que sólo hagamos caso a nuestros instintos, a nuestras ambiciones y deseos.

La enseñanza de este Domingo es clara. Ubicarnos existencialmente en ella es capital para recorrer con provecho el camino cuaresmal. La presencia del enemigo malo es una realidad en nuestra vida. Pretende hacer irrelevante en nosotros nuestra conciencia bautismal, que nos olvidemos que somos hijos de Dios o que no le demos importancia; que desconozcamos a Dios o que nos sea indiferente. Achatado el horizonte de la trascendencia, diluida cualquier referencia de tipo  moral o ética en nuestra conducta, negada la fraternidad y contaminada la inocencia que nos permite descubrir la bondad de Dios en la creación y en las personas, el enemigo pretende cantar victoria pues impide así el advenimiento del Reino. Aprovechemos la oportunidad no sólo de renovar, sino de profundizar en nuestra vocación bautismal, enfrentando en primer lugar la verdad de nuestra fragilidad, reconociendo la verdad de las tentaciones del maligno en nuestra propia existencia y renovando nuestra confianza en Dios que con la fuerza de su Palabra, nos hace salir victoriosos de ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: